Y, ¿para qué sirve aprender sobre la vida después de la vida?

Por Lourdes Plata

Hoy quería hablar sobre la segunda pieza del gran rompecabezas de la Vida después de la Vida, pero me desviaré un poco, pues antes de entrar en dicho tema, es importante preguntarnos para qué puede servir el estudio de este fenómeno, y también preguntarnos si trae algún beneficio al ser humano el explorar este tema.

 

Comencemos por la elaboración del duelo y la sanación:

A menudo, la muerte de una persona deja a sus seres queridos con interrogantes y heridas abiertas. No todo el mundo muere en su cama y de avanzada edad. Existe mucha gente que muere sorpresivamente o que pierde la vida en un accidente. Muchos padres, hermanos, novios y esposos se encuentran bruscamente con el vacío que les deja el otro, sin señal ni aviso previo. La fe ciega no siempre ayuda a cerrar el proceso de duelo, y menos ayuda la visión materialista de la vida.

Como terapeuta, me ha tocado presenciar la manera en que muchas personas se encierran en un estado crónico de amargura, por no tener hacia dónde mirar, o por no encontrar verdadero consuelo en sus prácticas religiosas. En cambio, las personas que comienzan a investigar y a buscar  respuestas reales, empiezan a llenar su vacío emocional, espiritual y cognoscitivo, encontrando un tipo de sanación diferente, mucho más profunda y verdadera.

Los resultados de investigaciones serias, han ayudado a mis pacientes a elaborar su duelo de una manera más auténtica, pues no están intentando disfrazar su tristeza con fantasías, ni están construyendo una manera de auto-engañarse (como ocurre con quienes repiten a ciegas lo que aprendieron en su educación religiosa); asimismo, tampoco están obligados a creer sin cuestionarse lo que van descubriendo, sino que van aprendiendo sobre la vida después de la vida con la misma objetividad y juicio crítico con el que pueden aprender acerca de cualquier otro fenómeno natural.

Por dos noches seguidas soñé que visitaba a mi madre fallecida, y despertaba sonriendo y llena de paz y felicidad. No quería platicarlo con nadie, pues resultaba difícil explicarlo.  Tampoco podía transmitir mi convicción de que no habían sido sueños, sino algo totalmente diferente, un encuentro real. Me empecé a sentir sola y extraña. Solamente después de haber leído casos similares al mío en diferentes libros y  sitios web de Comunicación Después de la Muerte (ADC) me sentí tranquila. La pérdida de mi mamá resultó menos dolorosa.

Pamela, comunicación personal

Transformación de la Relación con el Ser querido que ha partido

Quienes han perdido a un ser querido son afligidos por la idea de ya no poder compartir los momentos importantes de la vida con quien se ha ido. Es como si, tras años de construir una relación amorosa y un puente de comunicación, este de pronto se rompiera. La soledad que aparentemente queda se une a la depresión y al sin sentido, prolongando el duelo. Lo peor de todo es que los consejos que escuchan simplemente los invitan a la resignación o a la aceptación de la pérdida, lo cual no reduce el sin sentido.

La mayor parte de las personas buscan y hablan en secreto a sus seres queridos, sintiendo que están mal o que están perdiendo cordura por hacerlo. En su interior, se niegan a aceptar que “necesitan acomodar a su ser querido solamente en su corazón”, pues necesitan la conexión viva que antes tenían. Sin embargo, esta relación no se ha roto, pues de ambos lados hay un deseo profundo de conexión. El que se va tiene el mismo deseo de acercarse y de hacerse presente, y espera que su ser querido logre ese cambio de paradigma que le permita abrir sus sentidos y conectar. De esta manera, la conexión será nueva, diferente, se hará una nueva relación, en la cual, lo único que se necesitará será la apertura de la mente, de los sentidos y del corazón.

Tras aprender un poco acerca de las nuevas vías de comunicación, la persona que se queda empieza a abrir sus sentidos hacia una nueva relación con quien se fue. Esto no enmascara el proceso de duelo, ni alimenta la etapa de negación. La añoranza sigue ahí, pero el duelo toma un curso sano, ya que se abren muchas posibilidades de comunicación.

Al principio parecía casualidad, pero a menudo encontraba plumas de ave en sitios en los que era imposible que hubieran llegado.  Poco a poco comprendí que eran una manera como ella se hacía presente, era su forma de decir que estaba conmigo.

Experiencia compartida por un paciente

Reparación de heridas viejas y asuntos pendientes en la relación con el que se fue

Desde que Rosalyn tenía siete años, y hasta los nueve, su tío alcohólico abusó de ella, lo cual fue muy traumático para ella. Para cuando Rosalyn tenía 17, ya se había vuelto alcohólica y adicta a las drogas. Cuando empezó a rehabilitarse, tuvo que ir a su pasado y enfrentar a las personas que le habían dañado.  Ella quería estar en paz con su tío, creyendo que si su tío hubiera estado sobrio no habría abusado de ella. Le escribió una carta y le dijo cómo se sentía, también le dijo que ya no guardaba ningún sentimiento negativo hacia él. Sin embargo, nunca supo si él había recibido la carta o no. Siendo cristiana, ella solía rezar para que su amor envolviera el pecado de su tío.

Un día, mientras ella dormía, algo la despertó. Para su sorpresa, vio a Jesús y a su tío al lado de su cama… Había mucha luz detrás de ellos. Se sentía una gran corriente de amor, pero también mucha solemnidad. En su mente, ella escuchó una pregunta que le hizo Jesús, con una voz poderosa y autoritaria, pero también gentil: “¿Guardas algún resentimiento contra este hombre?”, a lo que ella respondió: “No”.  Jesús volteó hacia el tío, le miró y dijo: “Yo tampoco tengo nada en contra de él”. Rosalyn supo que su tío estaba en paz y con Jesús.  Unos días después, ella recibió una carta de su madre, en la cual le decía que su tío Mickey había fallecido.

Tomado de Hello from Heaven, de Bill Guggenheim

Destaqué las últimas líneas de la cita anterior para resaltar el hecho de que el tío falleció en los mismos días en que ella tuvo esta visión,  y para resaltar también el hecho de que ella no lo sabía. Estos elementos nos ayudan a distinguir entre un sueño ordinario o una posible comunicación con la vida después de la vida (ADC). Si bien el camino espiritual de Rosalyn ya estaba facilitando el proceso de sanación, el impacto profundo de esta experiencia le ayudó a terminar de sanar.

Confianza

En la medida en que el tema de la vida después de la vida va dejando de ser secreto y tabú, más personas se están atreviendo a compartir sus diferentes experiencias (muertes clínicas, encuentros con sus seres queridos, etc.) con menos temor a ser juzgados o tachados de locos. Esto facilita que el tema de la supervivencia de la consciencia se comience a integrar como parte de la vida, y que la gente esté aprendiendo a confiar en que el Amor es más fuerte que la muerte; a confiar en que los vínculos de amor no se rompen; y a confiar en que hay tiempo y más oportunidades para reparar, perdonar y sanar.

No todo el mundo acepta estos descubrimientos con agrado, ni siquiera entre psicólogos y tanatólogos. Incluso, la misma E. Kubler-Ross es rechazada hoy en día en algunos centros de tanatología por haber hablado abiertamente de sus encuentros con seres que ya habían partido. Sobre lo anterior, no está de más mencionar que el escepticismo tiene su lugar en cualquier campo del conocimiento, siempre y cuando se trate de escepticismo sano y objetivo, y no del que surge de una mente cerrada o de una postura fanática y dogmática.

En este tema hay que buscar el balance entre la apertura mental y la objetividad. Estamos buscando aprender y descubrir, y no llenarnos de nuevas fantasías; sin embargo, este aprendizaje se logra abriendo los sentidos y aprendiendo a mirar de manera diferente. Apenas van 40 años de estudio serio sobre el tema. Seguimos en pañales, pero tenemos un largo camino por delante y mucho por descubrir.

Acerca de Lourdes Plata

Lourdes Plata
Psic.Clínica (Univ. Anáhuac, México, D.F.) Psicoterapia individual y de parejas (Asoc. Mex. de Terapia de parejas A.C., dirigida por el Dr. Mariano Barragán, México, D.F.) Sanación espiritual (Univ. of Spiritual Healing and Sufism, dirigida por el Dr. Ibrahim Jaffe, Pope Valley, California) Guided Afterlife Connections: Formación tomada con la psicoterapeuta Rochelle Wright, Gig Harbor, Washington.