Contempla todo a tu alrededor, date cuenta que todo es perfecto y tu eres parte del universo, eres parte del yo soy. Reconócete como una manifestación única incomparable del universo y acéptame por ser.

Ahora se que soy parte del universo perfecto, amoroso que merezco el aprendizaje y las bendiciones que me envía, así que me entrego a el, en perfecto amor y armonía, aceptando las maravillas que me depara.

Dentro de ti está el amor, que conoce y reconoce tu grandeza como ser humano. Es tu esencia divina, tu verdadero ser.

Tú eres el escritor, productor y protagonista de esta historia, contempla lo maravillosa que ha sido tu existencia.

Segunda parte de esta hermosa meditación que es tu existencia.

¡Reconoce tu potencial y nutre la semilla de tu verdadero ser!

En plena consciencia de tu Ser, del Yo Soy (parte viva y única del gran Ser que es el Universo). En consciencia del amor y en amor, abre tu corazón para perdonarte a ti mismo y a otros. ¡Libérate!

En el transcurso de tu vida creaste personajes ideales de ti y de tus relaciones. Los cargaste de sueños y esperanzas buscando llenar carencias. Dile adiós a estas imágenes que no existen y disfruta tu libertad.

A lo largo de tu vida te has hecho de múltiples relaciones y algunas de ellas terminaron o deben ya de terminar. Despídete de ellas en amor; quédate en paz y consciente del aprendizaje que te dejaron.

Date un momento para escuchar lo más íntimo y profundo de ti, ¡los mensajes de tu corazón!

Meditación enfocada a manifestar el fuego sagrado violeta para transmutar, limpiar y purificar.

Momento consagrado al más grande anhelo del alma “EL AMOR”. Contempla y desarrolla con ternura todas las propiedades que te otorga este estado de plenitud.

Date un tiempo para cultivar la paz, la armonía y el amor que hay dentro de ti. ¡Llénate de luz!

Visualización terapéutica muy fuerte que te lleva a morir, literalmente, a tu pasado. Terminar con la personalidad limitada con la que te habías identificado, desatarte de todo: obligaciones prohibiciones, sueños, deseos, relaciones, ciclos; para poder pasar a otros planos y nuevas vivencias.

Abre tu corazón y tu mente a la luz dentro de ti, al Yo Soy (parte divina del gran Ser). Purifícate y date cuenta de lo sagrado que hay en ti. ¡ALCANZA LA PLENITUD!

Yo criatura divina soy amado tal como soy y soy digno de ser amado y digno del placer, haga lo que haga el universo me ama y le soy recíproco.

Ábrete y dedícate un momento sagrado a lo más sublime y elevado que sustenta todo cuanto existe ¡EL AMOR!