Un pequeño gesto puede transformar al mundo

Por Jorge Galindo

Este era un humilde predicador, dedicado a asistir leprosos, reparar capillas y realizar labor evangélica. Cuenta la historia que mientras predicaba por la campiña de Rieti, en Italia, le sorprendió el crudo invierno. La sencillez y humildad de su vestimenta le obligó a refugiarse en una Ermita.

Era la Navidad del año 1223. Giovanni di Pietro Bernardone, conocido posteriormente como San Francisco de Asís, recibió en la paz de la ermita la inspiración de reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús. Este renovador de la espiritualidad cristiana, construyó un portal de paja a modo de pesebre, trajo un buey y un asno de los campesinos del lugar e invitó a un pequeño grupo de ellos a reproducir la escena de la adoración. Esta representación pronto se propagó por toda Italia, luego a España, y con ella al resto de la Europa católica. A México nos llegó como tradición en la colonia.

Al compartir contigo esta historia, pienso en el bombardeo consumista con el que se nos invita a celebrar el espíritu navideño a través de juguetes caros, pantallas planas y todo tipo de regalos costosos. Sin embargo, el impacto personal que puedes tener entre tus seres queridos es mayor de lo que imaginas.

Lo que haces y piensas, influye a las personas con las que convives; y a su vez, ellos afectan a otras personas. ¿Cuándo iba a imaginarse San Francisco la resonancia que iba a tener en el mundo su pequeño gesto en esa apartada ermita?

El efecto de una palabra o una acción amable pasa de una persona a otra. Su impacto crece y puede convertirse en una fuente de gran alegría e inspiración. Es como cuando tiras una piedra en aguas tranquilas. Las ondas se propagan y se expanden a medida que avanzan hacia el exterior.

Toda transformación, al igual que cada onda, tiene un punto de origen.

Tú puedes ser uno.

En esta navidad procura mantener una presencia más consciente, una respuesta más sensible y sana, una acción de apoyo o servicio. Este puede ser tu regalo más valioso para tus seres queridos, tu comunidad, y finalmente, el mundo.

Con una sencilla representación, el santo de Asís nos legó una tradición que lleva siglos. ¿No podrá pasar igual con un acto tuyo de amor y bondad?

Hasta pronto.

Jorge Galindo

Director de CÓRPORE

www.corporal.com.mx

Acerca de Jorge Galindo Molina

Avatar
Mi vocación como psicoterapeuta nace y se alimenta del compromiso que por más de 30 años he mantenido con mi desarrollo personal. Primero a través del enfoque psicocorporal, mediante el trabajo de W. Reich, la Bioenergética y la Core Energética. Paralelamente, mi compromiso con el enfoque humanista se nutrió con mi paso por el Inst. Humanista de Gestalt y la maestría en Desarrollo Humano en la U. Iberoamericana, en el último caso, también como maestro. Estos caminos se han integrado como parte natural de mi vida. Con esta visión fundé el instituto CORPORE. Soy maestro invitado en entrenamientos corporales en Nueva York, Los Ángeles, Holanda y Grecia. Soy miembro fundador de la Asociación de Desarrollo Humano de México (ADEHUM), la “United States Association for Body Psychotherapy” (USABP), y la “International Association of European Psychotherapy”. Mi camino como facilitador individual y de grupo inició desde 1986.