Tipos de yoga

Yoga, esa disciplina milenaria de la que todos hemos oído. Una y otra vez escuchamos sobre los beneficios del yoga para nuestra salud física y mental. Al parecer, millones y millones de personas han adoptado la sabiduría de esta práctica milenaria para aplicarla en su vida diaria, y no cabe duda de que todos aquellos quienes lo hacen se ven visiblemente más sanos y equilibrados. No hay duda, practicar yoga no trae más que beneficios para nuestras vidas, pero… ¿por dónde comenzar?

      Somos muchos los que hemos pensado “Hoy es el día, hoy comienzo a practicar yoga”, vamos a una escuela solo para encontrarnos con nombres extraños antecediendo la palabra “yoga” y terminamos sin saber qué hacer. Muchos terminamos inscritos en la clase que más se ajusta a nuestros horarios sin ponernos a pensar sobre el tipo de yoga que vamos a practicar. El problema es que si no es la corriente de yoga adecuada para nosotros, no tardaremos en abandonar la clase, pues no es lo que esperábamos.

            No es de sorprender que una tradición con miles de años de historia, como lo es el yoga, cuente con un gran número de variantes, cada una con su propia visión y sus propios métodos. A continuación explicaremos cuáles son los principales tipos de yoga para que aquellos que estén buscando entrar a este gran mundo de bienestar no se sientan perdidos y encuentren el estilo que más les convenga.

  • Ashtanga yoga. Ideal para aquellos que buscan controlar el estrés, sobre todo el provocado por el continuo deseo de obtener más (ya sea dinero, poder, control, etc.), pues profesa la filosofía de vivir la vida aquí y ahora; para esto, el Ashtanga yoga busca conseguir la unión mente-cuerpo mediante la práctica de las ocho ramas:
  1. Yama: códigos morales.
  2. Niyama: purificación personal.
  3. Asana: postura.
  4. Pranayana: control del prana a través de la respiración.
  5. Pratyahara: retraer los sentidos de los objetos externos para iniciar la interiorización.
  6. Dharana: concentración mental.
  7. Dhyana: meditación.
  8. Samandhi: contemplación o unión total del ser con Dios.
  • Iyengar yoga. Este tipo de yoga se concentra más en el aspecto físico. Su principal objetivo es el de convertir al cuerpo más fuerte y ágil, por esta razón, es común el uso de objetos como soportes, bandas y almohadas durante las clases. Este tipo de yoga es perfecto para aquellos que buscan corregir su postura, así como para aquellos que buscan recuperar la movilidad y la flexibilidad, por lo que es recomendable para las personas de la tercera edad.
  • Hatha yoga. Hoy en día, ésta es la corriente más popular de yoga alrededor del mundo, principalmente por ser una forma de yoga bastante lenta si se le compara con otros estilos. El Hatha yoga busca, sobre todo, llegar a un estado de relajación muscular mediante la realización de posturas relativamente sencillas y el control de la respiración; por lo tanto, es el estilo más conveniente para personas en rehabilitación por lesiones musculares.
  • Kundalini yoga. También conocido como “el yoga de la consciencia”, busca liberar la energía latente en nuestros cuerpos, para eso se basa en la repetición de posturas de baja exigencia física, respiraciones profundas, cánticos o mantras y respiración. Este tipo de yoga es ideal para las personas con un carácter más pacífico o para aquellos que buscan lograr un ritmo de vida más tranquilo. En resumen, el Kundalini yoga no es para aquellos que buscan perder peso.

            Además de los ya mencionados estilos, hoy en día, también podemos encontrar clases de Bikram yoga, que se basa en los movimientos del Hatha yoga, con la diferencia de que se realizan en un cuarto a 42º C; y el Yoga aéreo o anti gravedad que utiliza columpios para realizar las posturas, por lo que resulta conveniente para aquellas personas con dolores crónicos de espalda. Estas dos últimas corrientes son de gran exigencia física, por lo que son ideales para aquellos cuya principal meta sea la de perder peso.

           Ahora que ya conoces algunos de los diferentes tipos de yoga que se practican hoy en día, piensa bien cuáles son tus expectativas y necesidades, y practica la corriente que más te convenga. Deja de tenerle miedo al yoga y únete a la creciente comunidad de personas que se benefician de esta práctica milenaria.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.