Técnica para trasmutar la energía sexual en poder creativo y espiritual

Por Guillermo Ferrara

La transmutación sexual no es algo nuevo, ha sido practicado por infinidad de personas a través de la historia de la humanidad. Si nos remontamos a la antigüedad, lo podemos comprobar, encontrándonos con la transmutación sexual hindú, china, griega y otras. En la actualidad, algunos la han llamado “Alquimia sexual”.

La transmutación sexual, no es propiedad de ninguna filosofía, religión o secta, es algo a lo que toda persona tiene derecho, así pertenezca a cualquier tendencia religiosa o filosófica. Es un mandato divino como lo podemos comprobar en la historia de la humanidad y en la Biblia.

La transmutación sexual es un proceso por el cual, se transforman las aguas seminales, tanto del hombre como de la mujer en energía, la cual pasa desde los órganos sexuales al coxis y sube por toda la columna vertebral hasta el cerebro, y de este baja al corazón, lugar en donde se encuentra nuestro real Ser, la parte de Dios que todos llevamos dentro.

La transmutación sexual es una respiración larga pero con visualización y concentración. Ese recorrido de la energía no se ve en el mundo tridimensional, es decir, no lo encuentra el bisturí, pero sí se pueden comprobar los efectos que produce en cualquier persona en el mundo físico. En cambio, con los sentidos del alma despiertos, se puede verificar su existencia.

Por lo tanto, antes de comenzar la práctica de la transmutación, o cualquiera de las prácticas que damos en nuestras lecturas, es necesario concentrarnos en nuestro corazón, morada de nuestro Padre y pedirle que nos guíe, nos ayude a realizar el trabajo. Se habla con él con la máxima veneración, devoción, fe y amor, como si estuvieras hablando con el Ser que tú más adores, luego comprobarás que es así efectivamente.

Busca un lugar cómodo, sentado o acostado, lo importante es que haya fluidez de aire puro y que tu columna esté recta para facilitar el ascenso de la energía.

Vamos a la práctica

  1. Ahora, toma suficiente aire, es decir, inhala fuertemente y retén el aire mientras visualizas con gran imaginación, voluntad y fe, que de tus testículos si eres varón o de tus ovarios si eres mujer, sale una corriente de energía que pasa a tu coxis (parte final de la columna) y continúa subiendo a lo largo de toda la columna vertebral hasta el cerebro y, del cerebro, pasa al corazón. Al llegar al corazón exhalas, sueltas el aire.
  1. El aire se retiene por un momento y es, en ese tiempo, que tú unes la voluntad y la imaginación para subir la energía seminal. Si lo haces así, has realizado una transmutación. Es un trabajo muy rápido y sencillo, porque tú no puedes retener mucho el aliento, esto es cuestión de segundos, en la medida en que tú más lo practiques más se te facilitará y obtendrás mejores resultados.
  2. Aunada a la transmutación se pronuncian mantras, que son sonidos del lenguaje universal, los cuales aumentan la efectividad de la práctica citada.

Práctica para la Transmutación de la Energía Creadora

Para que la práctica sea más efectiva y la energía comience a usarse creativamente, que es el objetivo de mover así tu energía, se utiliza la vocalización de algunos mantras:

Ham-sah se pronuncia mentalmente jaaammm – saaaj y se realiza en dos etapas. Este mantra significa “Yo Soy”.

Primero, mientras se inhala el prana (aire), en conjunto con la imaginación y la voluntad, se pronuncia mentalmente el sonido jaaammm, llevando la energía hasta el corazón, y se hace penetrar en este, para, acto seguido, exhalar o botar el aire al mismo tiempo que se pronuncia el sonido saaajjj.

Este ejercicio, que combina la respiración consciente con el mantram ham-sah, es extraordinario para sublimar o elevar la energía seminal, y podrá ser practicado todos los días. Puedes repetirlo entre 10 y 30 minutos.

Obtén la Maestría en Sexualidad Tántrica con el Curso Online de dos meses, escribe para solicitar información a

guillermoferrara09@yahoo.com

www.guillermoferrara.org

https://www.facebook.com/guillermoferrara

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la