Sueños lúcidos

Darnos cuenta de que estamos en un sueño mientras dormimos y tener la confianza de que estamos a salvo porque podemos controlarlo, eso es tener un sueño lúcido. Este tipo de sueños se definen por poder dirigir, a voluntad, lo que pasa dentro del ambiente onírico, es un estado de vigilia dentro de un sueño. Se dice que, cuando estamos en un sueño lúcido, podemos explorar nuevas formas de recreación que no tenemos permitidas en el mundo real, como cambiar las leyes de la física, viajar en el tiempo, componer música o resolver algún problema que no se hubiera podido resolver durante el día. Esta interesante experiencia suele ocurrirle a las personas de manera espontánea o puede ser inducida a través de diversas técnicas.

Hay quienes afirman que tener un sueño lúcido puede transformar tu vida de varias maneras al liberar el potencial que se encuentra en tu interior. Los beneficios de un sueño lúcido pueden ser numerosos ya que, gracias a ellos, tendremos al alcance algo que es imposible palpar de manera cotidiana: el inconsciente. Es así como, en los sueños lúcidos, podrás encontrar tu creatividad dormida, mejorar tus habilidades sociales e incluso curar heridas físicas o psicológicas. A continuación, una lista con algunos de los beneficios que se pueden obtener al experimentar sueños lúcidos:

 

Mejorar la memoria

Uno de los primeros pasos que se deben realizar para comenzar a tener lucidez en sueños es fortalecer tu memoria onírica. Al despertar, deberás escribir todo lo que soñaste e intentar recordar cada detalle; esto no solo te ayudará a tener más sueños lúcidos, sino que también funcionará como ejercicio para tu cerebro, por lo que pronto verás cómo te es más fácil concentrarte y recordar cosas en tu vida diaria.

 

Resolución de problemas

Cuando te haces consciente de lo que sueñas, estimulas tu creatividad y, al mismo tiempo, tu capacidad para solucionar problemas, pues encuentras remedios que nunca antes se te hubiesen ocurrido, pues siempre tendrás la opción de proyectarlos en el sueño y verlos desde otra perspectiva para encontrar una solución.

 

Combatir el estrés

Al tener la capacidad de resolver problemas durante el sueño, es natural que se libere el estrés, además de que seremos capaces de lidiar con las pesadillas y los malos sueños a través de la consciencia onírica, lo que nos ayudará a despertar de buen humor.

Autoconfianza

Durante el sueño lúcido es posible simular situaciones que no nos atrevemos a enfrentar, como hablar en público, pedir un aumento de sueldo o lidiar con una persona difícil. Al recrear estas situaciones en nuestro sueño, con la seguridad de que nada malo nos podrá pasar, se nos abre la posibilidad de realizarlo en la vida real sin miedo, puesto que ya nos hemos demostrado en el sueño que somos capaces de cualquier cosa.

 

Ahora bien, para lograr todos estos beneficios debemos conocer las principales técnicas que nos ayudarán a inducir un sueño lúcido. Es importante recordar que debemos ser constantes y mantener nuestra mente abierta, pues tendremos que tomar consciencia de todo lo que nos rodea: lo que vemos, lo que oímos, lo que olemos y sentimos para poder distinguir el sueño de la realidad, para así reconocer los objetos extraños que nos indican que estamos soñando.

 

Técnicas para inducir el sueño lúcido:

 

Cuestionar la realidad

La razón por la cual no nos damos cuenta de que estamos soñando es porque, en un sueño, todo lo aceptamos como real, al igual que cuando estamos despiertos. Es por eso que debemos preguntarnos persistentemente si estamos soñando.

Ahora mismo podrías pregúntarte: “¿Todo está normal? ¿No estaré soñando?” Si lo haces constantemente, tarde o temprano, te preguntarás lo mismo mientras sueñas y así podrás ser consciente de que estás en un sueño.

 

Prueba de realidad

Una vez que te hayas preguntado si estás soñando o no, intenta hacer una prueba de realidad. Los números y las letras se comportan de manera extraña en los sueños; por ejemplo, si en un sueño miras el reloj, verás que los números no son como deberían y si lees algo, también notarás que las letras se mueven o cambian de alguna manera. Incluso puedes intentar prender y apagar la luz; si esta no responde como debería, estás soñando. Finalmente, intenta atravesar los objetos o volar un poco y así tendrás la certeza de estar en un sueño.

 

Autosugestión

Por último, para asegurarnos o aumentar la probabilidad de tener un sueño lúcido, podemos repetirnos a nosotros mismos, justo antes de dormir, que el día de hoy conseguiremos tener ese sueño lúcido e incluso tener un plan para cuando lo tengamos, como planear a qué lugar iríamos si pudiéramos volar, o con quién hablaríamos.

 

Si realizas estos ejercicios de manera constante, pronto te encontrarás teniendo sueños lúcidos sin ningún esfuerzo. Ten en mente que el límite es tu imaginación y atrévete a superar tus miedos a través de esta técnica, comunícate con tu Ser para entender cosas que antes no entendías, experimenta lo que te gustaría mejorar al proyectarte a ti mismo en el sueño. Descubre el maravilloso mundo de tu propia mente.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.