Solsticio de invierno

La palabra solsticio proviene del latín solstitum que significa “sol quieto”. Los solsticios son provocados por la inclinación del eje de la Tierra sobre el plano de su órbita. Durante el solsticio de invierno, el Sol se mueve hacia el Sur, causando así la noche más larga del año (en el hemisferio Norte).

Este solsticio, como su nombre lo indica, marca el inicio del invierno, que comienza el miércoles 21 de diciembre y termina el 20 de marzo del 2017, día en el que comienza la primavera.

Para muchas culturas, el solsticio de invierno marca el nacimiento de los días, pues a partir de esta fecha, los días se vuelven progresivamente más largos; por esto, esta fecha es celebrada por muchas culturas como un momento mágico, pues festejan el regreso del Sol, junto con el cual llega la esperanza de un renacimiento y un nuevo ciclo de vida.

Tanta es la importancia del solsticio de invierno que los cristianos celebran el nacimiento de Jesús durante estas fechas. Por otra parte, las culturas nórdicas, como la celta, celebran el solsticio con las fiestas de Yule, en las que se hace honor a Frey, dios del amor y la fertilidad, prendiendo un leño del año anterior, el cual se dejaba arder durante 12 horas. Así mismo, la cultura judía celebra estas fechas con el Hannuka, fiesta de los ocho días de la iluminación ritual de la menorah. Mientras que los incas celebran al dios Sol Inti.

No es de extrañar que las festividades alrededor del solsticio de invierno involucren el fuego y la luz, puesto que son un eterno intento de equilibrar la oscuridad del invierno, la cual es asociada con la depresión estacionaria, causada por la falta de luz solar que lleva a la disminución de los niveles de serotonina.

Sin embargo, todas las festividades y reuniones que toman lugar en esta época del año pueden ayudarnos a sobrellevar  la obscuridad de esta época. Es normal sentir angustia por el fin de un ciclo o de un año, pero las fiestas y las reuniones nos recuerdan que no estamos solos. El estar todos reunidos alrededor de las luces nos recuerda que somos parte de una familia o un grupo de amigos.

La luz del Sol comienza un nuevo ciclo durante el solsticio de invierno, la luz comienza a brillar a través de la oscuridad, y comienza el periodo del renacimiento. Justo como las semillas que son sembradas en la obscuridad comienzan a crecer cuando reciben la luz, igual lo hacemos nosotros.

La noche más larga del año es un buen momento para establecer la intención de renacer junto con el Sol. Lo que ahora siembres, crecerá justo con él y llegará a su esplendor durante la primavera.

Podrías aprovechar el próximo solsticio de invierno para comenzar la tradición de establecerte nuevas metas, y en un año ve qué tantas has cumplido. Guárdalas en una caja especial o algún lugar significativo para que siempre las tengas presentes. Recuerda, la oscuridad antes de la luz puede ser un momento mágico y significativo para un nuevo comienzo.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la