Sistema Usui Tibetano Tántrico

Karina M. Ortiz Guerrero

Existen varios sistemas o métodos Reiki: Usui, Karuna, Egipcio, Komyo y Gendai. El que yo aplico como terapeuta es el Sistema Usui Tibetano Tántrico, mismo que describiré a continuación.

Se conoce así al sistema tradicional de Reiki en homenaje a Sensei Mikao Usui, Maestro que canalizó esta sabiduría en 1922, y cuyo discípulo, Chujiro Hayashi, es ahora considerado como el segundo Grand Reiki Master, pues fue él quien le dio la estructura que hoy se enseña y practica, además de que redefinió las posiciones y sistematizó el conocimiento en cuatro niveles.

A su vez, el maestro Hayashi inició y eligió a Hawayo Takata como su sucesora. Ella fue quien introdujo Reiki en Occidente pues, aunque era descendiente de inmigrantes japoneses, nació y creció en Hawai. Takata fue la séptima maestra iniciada en el mundo y la primera mujer en Occidente hasta 1970. Finalmente, este Sistema fue introducido en México en 1977 por el maestro Antonio Moraga Rodríguez.

La enseñanza del Sistema Usui se divide en cuatro grados o niveles, en cada uno se imparten diferentes técnicas de sanación, realizándose una iniciación o sintonización por grado que va otorgando un mayor nivel vibratorio al reikista. El sanador –canal de Reiki- que se forma en esta técnica aprende un total de 16 símbolos sagrados, nueve tibetanos y siete tántricos.

1° grado – Nivel físico: Se enseña el Reiki básico de 21 posiciones como método terapéutico para otras personas y para la autosanación, así como a canalizar Reiki a otros seres vivos (animales y plantas), al agua y los alimentos, y a todo lo que nos rodea. En este nivel se requiere de la presencia del receptor. También se imparten los conceptos básicos de Reiki y su historia.

2° grado – Nivel mental: En este nivel se trabaja de manera más profunda con los cuerpos sutiles mental/emocional. Se sintoniza a los estudiantes para el uso de tres símbolos sagrados de Reiki. A partir de este nivel, los reikistas pueden enviar energía a distancia (geográfica y temporal -pasado y futuro-). Puede suceder que las terapias sean más breves e intensas.

3° grado – Consciencia: También llamado “grado de maestro interior” o “de consciencia”, los alumnos son sintonizados en el símbolo de la Maestría (masculino y femenino). Se enseñan meditaciones poderosas. A partir de este nivel el reikista adquiere un mayor compromiso con su desarrollo espiritual, mismo que no solo debe ser teórico sino, sobre todo, práctico.

4° grado – Maestría: Este nivel califica a los alumnos para enseñar Reiki e iniciar a otras personas, un maestro de Reiki es un profesor y no debe ser tomado como líder espiritual. Su nivel de sintonización con la Energía Cósmica es sumamente elevado, pero requiere de un constante trabajo interior para mantenerlo. En este grado se enseñan 11 símbolos de poder.

Desde el primer grado las personas se reconectan con sus habilidades sanadoras (dadas por naturaleza), por lo que es decisión de cada persona cursar o no el resto de los niveles. Todos son valiosos por sí mismos, no le van otorgando estatus social al reikista pero sí una mayor responsabilidad frente a sí mismo y con su entorno.

Si te interesa tomar más de un grado, te recomiendo dejar transcurrir al menos un mes entre un curso y otro, para que practiques y comprendas, dándole vida, a la grandeza y profundidad del conocimiento adquirido.

  

Luz

Acerca de Karina Ortiz Guerrero

Karina Ortiz Guerrero
Nací en la CDMX en 1975. Siempre interesada por los misterios del comportamiento humano estudié Psicología Social en la UAM-Xochimilco, posteriormente realicé una Maestría en Estudios de Género en el Colegio de México; he combinado mi vena académica con estudios en Reiki (Maestría en el Sistema Usui Tibetano Tántrico), además de otros cursos y diplomados en Psicología Junguiana, Cuencos Tibetanos, Mindfulness y Budismo. Conocimientos diversos que fundamentan mi quehacer profesional, estoy dedicada al abordaje del campo de la Psicología desde una perspectiva de desarrollo espiritual: Psicoterapia de Reconexión, terapia Reiki en la que incluyo sonoterapia con cuencos tibetanos, imparto cursos de Reiki e iniciaciones en los cuatro niveles del Sistema Usui, facilito cursos de meditación, talleres de Ho’oponopono y de reconciliación de las mujeres con lo femenino.