Sigamos platicando acerca de Mindfulness o Consciencia Plena

Haz click aquí para leer el artículo anterior.

¿Por qué sería necesario buscar la Consciencia Plena? ¿Será que nos trae beneficios?

Preguntémonos si disfrutamos de estar atrapados en nuestros sentimientos o pensamientos. ¿Ejemplos? “Soy un manojo de nervios”, “Vivo de malas”, “Los días grises me apachurran”. Hemos llegado a creer que somos ese conjunto de sentimientos y pensamientos caóticos. Nuestra identidad se ha sobreidentificado con ellos. Pues bien, Mindfulness es una técnica que nos permite establecer una nueva relación con nuestros sentimientos, aprendiendo a mirarlos desde una perspectiva diferente. Mindfulness nos enseña a observar lo que ocurre internamente en nosotros sin juzgar, sin involucrarnos ni calificar lo que encontremos.

Observar lo que ocurre en nuestra mente resulta interesante, por ejemplo, si tu única tarea es observar tu respiración, notarás que pondrás atención a todo menos a tu respiración. Es más, encontrarás una lucha feroz: “Quiero poner atención-me distraigo-atiendo-me distraigo.” O descubrirás aburrimiento y culpa por “no estar haciendo nada”. Otro hallazgo, quizás el más importante, será que verás que ni tu mente ni tu atención están tan al servicio tuyo como pensabas.

¿No me crees? ¿Qué te parece si te sientas 10 minutos únicamente a sentir tu respiración? Tu mente, siempre acostumbrada a almacenar ideas y a pretender procesarlas todas al mismo tiempo, comenzará a transformarse en cuanto comprenda la esencia del Mindfulness, que es, el estar realmente presente. Su gran desafío será relacionarse de manera diferente con sus pensamientos: observándolos, reconociéndolos y liberándolos (inhalo, observo, exhalo).

Me explicaré:

Si observo los contenidos de mi mente, no me involucro y no participo de ellos, los empezaré a percibir simplemente como creaciones transitorias de mi pensamiento, eventos temporales que no son parte de mi yo. Si reconozco, no juzgo, no emito opiniones acerca de los sentimientos o pensamientos que experimento, y… si libero, empiezo a reconocer que soy capaz de decidir y de elegir, es decir, elijo no naufragar llevado por los contenidos de mi mente; ejerzo mi capacidad de decidir en qué enfocarme, en este caso, en mi respiración y en el instante presente.

Así que, no más palabras. Nunca sabrás a qué sabe una manzana si no te comes una. Regálate diez minutos y emprende este mágico viaje hacia la Consciencia Plena

Acerca de Lourdes Plata

Lourdes Plata
Psic.Clínica (Univ. Anáhuac, México, D.F.) Psicoterapia individual y de parejas (Asoc. Mex. de Terapia de parejas A.C., dirigida por el Dr. Mariano Barragán, México, D.F.) Sanación espiritual (Univ. of Spiritual Healing and Sufism, dirigida por el Dr. Ibrahim Jaffe, Pope Valley, California) Guided Afterlife Connections: Formación tomada con la psicoterapeuta Rochelle Wright, Gig Harbor, Washington.