Ser sensual

Por Ana de la Macorra y Alicia Velázquez B.

 

El desarrollo de la sensualidad pura, con todo el cuerpo, es soltarte y dejar que él mismo te enseñe; que tu capacidad de sentir también le enseñe a tu mente cómo hacerse a un lado para que la sensación se manifieste plena.

 

Descubre qué opaca tu sensualidad, ¿cuál es tu miedo?, ¿cómo te limitas?

 

Entrégate a la vida sin prejuicio, la vida es un juego de recreo. La sensualidad radica en estar con los sentidos abiertos y frescos, vivir en y con un espíritu festivo, de celebración. Solo con sonreír se activa la sensualidad.

Todo nuestro organismo está diseñado para estar en contacto con la vida a través de los sentidos. Y cuando tu sentir así lo dicte, puedes aislarte por unos momentos y respetar que necesitas del silencio para llorar hasta quedarte dormida. Este estado pasará como pasa todo en la vida… Y si te encuentras enojada, escribe cartas de odio y luego quémalas, viendo cómo el fuego transmuta toda esa energía que dejaste plasmada en el papel, que te apretaba las vísceras y los dientes. O destroza periódicos, saca la mandíbula y gruñe, como si fueras un lobo furioso, un Hulk, da lo mismo; el chiste es reconocer qué sientes y expresarlo de una forma que sea liberadora, protegida y saludable para ti.

Después descansa, te puedes dar el tiempo que necesites para regresar a tu equilibrio.

A tu centro.

 

Extracto del libro Diosoy: Ser en esencia y presencia,  escrito por Ana de la Macorra Apellániz y Alicia Velázquez Berumen. De venta en formato digital aquí.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la