Semillas de cáñamo

La creciente popularidad de las semillas de cáñamo es un fenómeno relativamente reciente; sin embargo, el cultivo de estas semillas es de los más antiguos del mundo. De hecho, las propiedades medicinales de estas semillas aparecen citadas en tratados de Medicina China de la época de la Dinastía Han (206 A.E.C. – 220 E.C.). Sin embargo, no fue sino hasta que la Organización Mundial de la Salud reconoció al aceite de cáñamo por tener el balance ideal para la salud de 3:1 de Omega 6 a Omega 3, que estas semillas comenzaron a ganar popularidad entre la cultura occidental dado que habían sido rechazadas por ser las semillas provenientes de la planta cannabis.

Por si te lo preguntas: no, las semillas de cáñamo no son una droga, puesto que contienen muy pocos cannabinoides y una cantidad insignificante de THC, el componente psicoactivo de la marihuana. En cambio, las semillas de cáñamo son un súper-alimento, ya que son ricas en proteínas, fibra, ácidos grasos y minerales esenciales para mantener una buena salud. Por todos estos motivos, las semillas de cáñamo son el perfecto suplemento alimenticio, pues con solo tres cucharadas al día, podemos obtener hasta 10 gramos de proteína digerible que se absorbe al 100 por ciento, además del 40 por ciento de la dosis recomendada de magnesio al día; y lo mejor de todo, las semillas de cáñamo nos aportan muy pocas calorías.

Gracias a todos los nutrientes dentro de estas pequeñas semillas, los beneficios de consumirlas son muchos. A continuación algunos de los beneficios más importantes del consumo de las semillas de cáñamo:

  • Ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL en la sangre.
  • Fortalecen el sistema inmunológico.
  • Elevan la tasa metabólica, y por lo mismo, los niveles de energía.
  • Reducen la inflamación.
  • Ayudan a reducir los síntomas del síndrome premenstrual.
  • Son perfectas para tratar la piel y el cabello seco.
  • Mejoran la concentración.
  • Nos ayudan a mantener la buena salud de nuestro sistema cardiovascular.
  • Son un poderoso antioxidante.

Además de ser un excelente alimento, otra de las ventajas de las semillas de cáñamo es que tienen un gran sabor (muy parecido al de las almendras), y mejor aún, las podemos consumir de muchas maneras:

  • Enteras: en postres, batidos, panes, ensaladas.
  • Trituradas: como condimento para pastas, sopas, ensaladas, etcétera.
  • Harina: para sustituir la harina normal y preparar pasteles, galletas, panes, pizza, etcétera.
  • Aceite: para cocinar con él o usarlo como aderezo en ensaladas.

Para terminar, te dejamos una rápida y deliciosa receta para que pruebes las semillas de cáñamo y comiences a disfrutar de todos sus beneficios.

Bolitas de arándanos, semillas de cáñamo y chocolate obscuro.

Estas bolitas son muy parecidas a las trufas, pero con todos los beneficios de los antioxidantes en el chocolate obscuro, los arándanos y, claro, las semillas de cáñamo; además de que nos aportan proteínas, ácidos grasos esenciales, así como vitaminas y minerales, por lo que son el perfecto snack.

Ingredientes

  • 100gr de arándanos secos.
  • 2 cucharadas de semillas de cáñamo.
  • 40 gr de chocolate obscuro.

 Instrucciones

Primero debemos triturar los arándanos en un procesador; luego trituramos también las semillas de cáñamo; y por último, trituramos también el chocolate. Una vez que se hayan incorporado todos los ingredientes, obtendremos una masa bastante manejable. Usando nuestras manos, tomamos la masa y le damos forma de bolita. Finalmente, tenemos que dejar enfriar nuestro snack en el refrigerador y ya están listas para comer.

¡Que las disfrutes!

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.