Risa

Por José López Guido

Es el remedio infalible para contrarrestar la depresión, el mal humor, las enfermedades y, en fin, para todas las bajas energías. Reímos cuando estamos contentos, estamos contentos cuando las cosas marchan bien; todo marcha bien cuando estamos bien.

La risa es sinónimo de bienestar, de salud, de bonanza, de alegría. Cuando reímos, se realiza una descarga de energía liberadora de tensiones que facilita el funcionamiento orgánico, regenerando el cuerpo. Además, el efecto de la risa se ve de inmediato en el aura, ya que esta se ilumina, irradiando hacia el exterior, despejando el ambiente e impidiendo que pensamientos ajenos negativos se incrusten en los nuestros. Con la risa se crea un campo luminoso que sirve para protegernos de la gente negativa. La risa es una catarsis liberadora que deja un efecto reparador.

La risa ha sido utilizada de manera inconsciente como bálsamo, a manera de sedante para mitigar la tristeza, ya que es un calmante natural. La risa, como es contagiosa, atrae gente positiva y disuelve en otros el mal humor. Al decir risa nos referimos a la risa sana, franca, natural, no a la risa irónica o burlona, que ofende a quien la escucha.

La risa es el mejor remedio para compensar la baja autoestima, para quitar los miedos; por ello algunos, de manera inconsciente, ríen de miedo o nervios y aún de tristeza. Reír es una manera de equilibrar nuestro sistema nervioso.

La risa atrae la alegría, y cuando estamos alegres se disuelven los problemas y las tristezas. Las personas alegres se ven más atractivas, más seguras y se rodean de una coraza magnética que atrae buenas influencias.

Me doy la oportunidad de ir por la vida con una sonrisa. Me doy la oportunidad de estar alegre. Disuelvo con una sonrisa el mal humor y los problemas. Mientras esté alegre, aseguro mi salud, mis amistades, mi economía, mi armonía. Nada me puede alterar en ningún momento, tengo un ancla que me da estabilidad: se llama alegría. Todos los días dedico un momento para cargar mi sonrisa. No salgo a la calle hasta que no esté seguro de que tengo una sonrisa. Nunca estoy solo cuando estoy alegre. La sonrisa es el lado amable de Dios. Cuando estoy alegre, soy creativo; cuando soy alegre, soy agradable a la gente; cuando soy alegre. Logro lo que quiero; cuando soy alegre, soy prudente; cuando soy alegre, estoy integrado; cuando soy alegre, soy sano.

Con mi sonrisa controlo el entorno, con mi sonrisa las cosas salen bien. Cuando medito, sonrío y logro estados de mayor bienestar; cuando me dispongo a dormir, esbozo una sonrisa y mis sueño serán armónicos y despertaré descansado; cuando como mis alimentos con una sonrisa, los digiero mejor. Los amigos me buscan porque mi carácter siempre está en equilibrio. Busco el lado agradable de las cosas. Siempre estoy alegre. Mientras esté alegre nada me podrá sacar de control. Con mi sonrisa puedo cambiarle la vida a la gente; si sonrío, los transformo en gente mejor, pues se sienten aceptados. Soy una persona superada; la alegría forma parte de mi vida. La gente me busca por mi carácter. No permito en mí ninguna sombra de mal humor. Siempre estoy ecuánime, soy alegre. La fortuna la traigo conmigo; puedo sonreír. La gente que atraigo es gente que vibra en altas frecuencias; no me hace mella la crítica destructiva ni el pesimismo, solo me llega el ben humor.

Siempre me siento bien, siempre estamos bien; en nuestras vidas solo escuchamos comentarios en alta energía. Las cosas marchan bien en todo momento; somos gente en alta energía. No aceptamos la lástima, no me tengo lástima. Puedo sonreír ante la adversidad.

José López Guido

Extracto de su libro La Magia del Amor. Ed. El Manantial.

Acerca de José López Guido

Avatar
José López Guido nació en la Ciudad de México. Investigador, discípulo de la Escuela Esénica, fundador del Centro de Estudios Metafísicos “Sir Arthur Conan Doyle”, autor de los libros El séptimo día y La magia del amor, ha desarrollado el modelo terapéutico de rápidos, efectivos y trascendentes resultados basado en la terapia de regresión y en el comportamiento de las leyes naturales, así como en las variadas corrientes de crecimiento, tanto orientales como occidentales, que van desde la aplicación de la energía de la kundalini o la meditación hasta la de los principios que rigen la alquimia, lo que comprende la psicología transpersonal. Actualmente radica en la Ciudad de México e imparte varios cursos de crecimiento personal estructurados por él mismo, como: Liberación interior, Crecimiento 1 y 2, Formación de terapeutas, instructores en relaciones humanas y desarrollo transpersonal, y Las sendas del Chamán.