Reiki a los animales

Por Karina M. Ortiz Guerrero

 

Así como la especie humana, los animales son seres que están en evolución. Los animales poseen un cuerpo áurico, específicamente etérico, mental y emocional en diferentes estadios de consciencia, de acuerdo a cada especie. Tienen alma, aunque no un espíritu individualizado; cada especie es regida por un espíritu colectivo. Y, en tanto se encuentran constituidos de la misma sustancia divina universal, toda intervención energética aportará a su desarrollo espiritual como alma y como grupo específico.

Al igual que los seres humanos, los animales también van acumulando experiencias negativas de vidas pasadas que requieren ser transmutadas y trascendidas, algunos han lastimado a otros seres, han sido y son víctimas de malos tratos o se han visto afectados por la energía negativa de los humanos y el entorno. Por esta razón, además de los cuidados médicos para la prevención y atención de su salud física, es importante facilitarles los medios para sanar de manera integral (mente, emociones y alma), y la vibración de Reiki es una muy buena opción.

Es muy interesante observar cómo estos seres fluyen con los tratamientos energéticos, pues a diferencia de los humanos adultos, ellos no tienen esquemas mentales que obstruyan el camino de la Luz y de la Sanación. Los animales son puro amor incondicional, y basta un poco de cariño y de confianza para que sus ojitos vuelvan a brillar. Ellos perdonan muy fácilmente, entienden al ser humano y sienten mucha compasión por él.

Aun así, los animales presentan secuelas de experiencias traumáticas, tienen memorias de dolor y sufrimiento, como víctimas o testigos, aunque no guardan resentimientos, y también esas experiencias se manifiestan en el cuerpo como enfermedades; es por esto que la sanación integral es fundamental. Además, su mejoría es sumamente rápida, reciben la energía sanadora con mucha apertura y entrega.

Aunque tu animal de compañía no se encuentre enfermito, te recomiendo que de vez en cuando le acerques alguna terapia de Luz: Reiki, Aromaterapia, Flores de Bach, Thetahealing, Angeloterapia, entre otras, pues, aunque muchas veces ellos son los que nos sanan, nosotros como “dueños” somos responsables de su bienestar.

Para finalizar este artículo te comparto la siguiente oración que creé a partir de la filosofía Ho’oponopono, recordándote que el respeto, amor y cuidados que brindemos a todas las manifestaciones del Reino Animal será expandida al Universo entero y retornará a ti, pues todos somos uno en dios.

 

Oración por los animales

En nombre de toda la humanidad, pido perdón por el maltrato, abandono, desprecio y asesinato de todos los seres del Reino Animal.

 

Divinidad, limpia en mí el dolor y la angustia de nuestros hermanos menores, y te doy las gracias porque está hecho. Lo Siento. Perdóname. Te Amo. Gracias.

    

 

Om shanti om

Acerca de Karina Ortiz Guerrero

Karina Ortiz Guerrero
Nací en la CDMX en 1975. Siempre interesada por los misterios del comportamiento humano estudié Psicología Social en la UAM-Xochimilco, posteriormente realicé una Maestría en Estudios de Género en el Colegio de México; he combinado mi vena académica con estudios en Reiki (Maestría en el Sistema Usui Tibetano Tántrico), además de otros cursos y diplomados en Psicología Junguiana, Cuencos Tibetanos, Mindfulness y Budismo. Conocimientos diversos que fundamentan mi quehacer profesional, estoy dedicada al abordaje del campo de la Psicología desde una perspectiva de desarrollo espiritual: Psicoterapia de Reconexión, terapia Reiki en la que incluyo sonoterapia con cuencos tibetanos, imparto cursos de Reiki e iniciaciones en los cuatro niveles del Sistema Usui, facilito cursos de meditación, talleres de Ho’oponopono y de reconciliación de las mujeres con lo femenino.