Regresión a vidas pasadas

Por Lucrecia Villanueva

 

¿Para qué sirve?

¿Puedes imaginar la cantidad de diferentes aprendizajes que como alma podemos adquirir? Es precisamente por esta razón que el Ser Humano vive incontables reencarnaciones, porque en cada vida vamos aprendiendo un pedacito del gran currículo del alma.

Si estás leyendo esto, es posible que hayas tenido ya un gran número de vidas, y por eso estás interesado, no solamente en los temas básicos como la supervivencia, la protección física, las relaciones interpersonales o sentir que perteneces a un grupo; sino que probablemente también te interese la búsqueda de la trascendencia que, de acuerdo con A. Maslow, es la más altas de las necesidades humanas.

Metafóricamente, podemos imaginar el desarrollo del alma como el desarrollo de un ser humano: cuando el niño nace, comienza a comprender las leyes básicas del mundo, aprende a moverse por sí mismo, a relacionarse con los adultos, personas de autoridad, hermanos, amigos, y así, poco a poco, va desarrollando habilidades, capacidades, preferencias, etcétera, hasta convertirse en un ser humano completamente autosuficiente, capaz de generar bienestar para sí mismo y el mundo. De la misma forma, el alma necesita comprender que requiere hacer ciertas acciones para alimentarse, protegerse de la intemperie y buscar grupos de apoyo, hasta lograr ser un alma sabia que genere bienestar para otras almas en este plano, y logre dejar este mundo con más amor y compasión que cuando llegó aquí… y esto puede llevar mucho, muchísimo tiempo.

A lo largo de cada vida tenemos temas recurrentes que son aquellas experiencias que requerimos aceptar y amar, como puede ser la falta de una pareja estable, la inestabilidad económica, el sinsentido de la vida, la culpa por algo que hiciste hace mucho tiempo, una relación cercana sin la cual “no puedes vivir”, pero que es destructiva y adictiva, etcétera. Cuando estamos inmersos en la vivencia solemos tener una sensación de que no existe una salida y llegamos a sentir que estamos en un laberinto en el cual, una y otra vez, regresamos al mismo punto, a pesar de haber caminado mucho tiempo en otra dirección; y nuevamente, nos topamos con la misma piedra.

Debemos estar conscientes de que el alma eligió esa experiencia con un fin claro y preciso; incluso estaba emocionada de «tomar esa materia» y pasar la prueba. Desde el lugar en donde estamos antes de encarnar se ve muy sencillo, por lo que el alma trazó el plan de lo que tenía que aprender en esta encarnación, y la prueba se va a repetir hasta que el aprendizaje, la comprensión y el amor a la experiencia estén completos.

 

Sobre lo anterior, Lise Bourbeau nos dice:

Todos tenemos la misma misión al llegar a este planeta: vivir las experiencias, una y otra vez, hasta que podamos aceptarlas y amarnos a través de ellas [….] Cuando en una experiencia existe la no aceptación es decir, juicios, culpabilidad, temor, lamento u otra forma de no aceptación, el ser humano se convierte en un poderoso imán que atrae sin cesar circunstancias y personas que le hacen revivir esa misma experiencia […] con el fin de aceptarla completamente.

 

Vivir la experiencia de una regresión a vidas pasadas nos permite tener una visión panorámica, elevándonos de la conciencia cotidiana, para ver el proceso de la existencia desde un plano superior. Esta experiencia nos permite regresar a recuperar lo aprendido en las miles de vidas por las que hemos transitado antes, para traernos al presente, de manera consciente, las habilidades, sabiduría y visión de otras circunstancias que nos ayudarán a resolver el acertijo que tenemos en esta vida; pero, sobre todo, nos permiten recordar el PARA QUÉ estamos repitiendo la experiencia, de manera que nos ayude a disminuir el miedo, la frustración y nos llene de confianza en nosotros mismos, pues recordamos que no somos solamente el personaje que encarnamos en esta vida, sino un alma con miles de experiencias, aprendizajes previos, una gran sabiduría ya desarrollada y que está presentando solamente una prueba más del gran currículo del alma.

Lucrecia Villanueva

Acerca de Lucrecia Villanueva

Lucrecia Villanueva
Psicóloga experta en Regresiones a vidas pasadas, con la convicción de que cada ser humano puede ser feliz y pleno en su vida. Por lo tanto, su ámbito de acción es acompañar  a los demás a descubrirse a través de psicoterapia, conferencias y cursos, para lograr el desarrollo de su potencial. Actualmente trabaja en Regresiones a Vidas pasadas; Psicoterapia individual y de Pareja; en el ITAM, AMETEP y es entrenadora certificada de Siete Semillas de Amor y de Abundancia.