¿Qué sientes, qué piensas, qué te dices de ti mismo?

Fragmento del libro Diosoy: Ser en esencia y en presencia

Por Alicia Velázquez B. Y Ana de la Macorra A.

 

El tema de la autoestima es un aspecto central en la vida de cualquier persona. Se relaciona una buena y alta estima con una buena y disfrutable vida.

Por lo general, quien tiene una estima alta es una persona segura que camina por la vida con la frente en alto y es de pronta sonrisa. Amable y firme, hace lo que quiere hacer y se define como alguien que está bien consigo mismo y con los demás. Esto no quiere decir que siempre esté feliz y sea un rotundo éxito en absolutamente todo cuanto haga, sin embargo, casi sí, ya que acepta los embates de la vida como acepta los regalos de la misma, sabiendo que todo es, simple y llanamente, una experiencia más. Se cae, se levanta. Se duele, se da el tiempo y lo necesario para sanar. Logra lo planeado, se congratula y lo comparte. Falla y no logra lo planeado, entonces aprende de la lección. Sabe que la vida es para vivirse lo mejor y, si no, deja ir aquello que ya no le es grato.

Quien se tiene en alta estima disfruta de ser quien es. La seguridad se le da fácil, se atreve a ser auténtico aunque a su alrededor haya personas que opinen diferente. Escucha, reflexiona y decide. A veces seguirá pensando exactamente igual que antes de escuchar opiniones, otras cambiará porque así lo decide. Piensa por sí mismo.

Sería importante que, desde pequeños, los seres humanos aprendiéramos a cultivar una buena relación con nosotros mismos. Al cabo es con quien pasamos las veinticuatro horas del día, todos los días. Esto es la base para una buena y alta autoestima. Quien se ama a sí mismo tiene todas las de ganar, es decir, siempre será una persona que puede confiar en sí misma, en su vida y en sus decisiones. Una buena estima es, para una persona, su llave a la plenitud porque se sabe y se siente digna de ser feliz; merecedora de todo aquello que sueña para su vida. Está en el lugar que quiere y elige, se siente en armonía con su cuerpo, lo cuida y lo protege, sabe que es su herramienta para estar en el mundo y disfrutar de su estancia. Esta manera de existir es aplicable a absolutamente todo ser humano, sólo tiene que creérsela y mucho depende de las historias que se cuente a sí mismo.

 

 

Fragmento del libro Diosoy: Ser en esencia y en presencia

Alicia Velázquez B y Ana de la Macorra

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la