¿Qué no es el Tarot Terapéutico?

Hola a tod@s

Cuando en 1987 acuñé el término de “Tarot Terapéutico” para la visión del Tarot que yo mismo desarrollé, casi nadie usaba el Tarot con otra finalidad que no fuese la adivinatoria. De hecho, cuando empecé a escribir el libro Curso de Tarot y su uso terapéutico, realicé una minuciosa búsqueda de textos que me pudieran ayudar, y lo poco que encontré, no fue fuente de inspiración para mis escritos.

            Afortunadamente, en los últimos años he visto páginas web, de Facebook y blogs, que muestran al Tarot con un fin terapéutico. Con mucha alegría, hoy veo que el Tarot está empezando a salir del ámbito adivinatorio, donde se mantuvo durante siglos siguiendo el camino de la astrología, y que hoy se dirige más hacia el autoconocimiento que a desvendar el futuro.

            No obstante, en este florecer de supuestos Tarots Terapéuticos, he visto algunos que, de terapéuticos tienen poco o nada; también, he encontrado a otros que me copian, literalmente, desde la definición del “Tarot Terapéutico”, sus cinco Principios y hasta la Lectura Terapéutica; todo esto, sin siquiera mencionar al autor, el libro o a la página en donde hicieron Ctrl + C.

            Afortunadamente, hay algunos que sí desarrollan su propia línea de investigación y logran llegar a sus propias conclusiones que, algunas veces, concuerdan con las mías y otras que no. Esta discrepancia se da, generalmente, en función del Tarot escogido; lo que da diversidad y amplitud a este nuevo campo de aplicación del Tarot que, entre todos, estamos ampliando.

            Con esto, no pretendo monopolizar el término “Tarot Terapéutico”, pero sí me gustaría intentar que mis lectores sepan diferenciar un verdadero Tarot Terapéutico de otro que, de terapéutico, solo tiene el nombre. Para ello, voy a intentar dejar claro lo que no es un Tarot con enfoque terapéutico.

Un Tarot no es terapéutico cuando:

  1. Responde “sí” o “no” a una pregunta como “¿Debo acabar esta relación?” o “¿Me conviene mudarme de casa?”
  2. Indica la opción “correcta” frente a una duda como “¿Continúo en el banco o abro mi propia empresa?”
  3. Responde preguntas sobre asuntos específicos como “¿Me va a ir bien en esta relación?”
  4. Da consejos sobre asuntos específicos.
  5. Se mete en la vida de terceros.

En los cuatro primeros casos, y frecuentemente en el quinto, el tarotista elimina la responsabilidad que la persona que lo consulta tiene sobre su propia vida, para echársela al lomo. Como efecto colateral de esta irresponsabilidad, se crea además un vínculo de dependencia entre el consultante y el tarotista, excelente para el bolsillo del tarotista, pero nefasto para el crecimiento del consultante.

            El primer paso en cualquier proceso terapéutico es hacer que la persona deje de colocar la responsabilidad de lo que sucede en su vida en cosas como: la voluntad de Dios, la suerte, la existencia, la pareja, los padres, la suegra, los políticos, la crisis económica, etcétera. En ningún caso, un verdadero terapeuta, usando el Tarot o cualquier otro instrumento o técnica, puede ofrecer la solución a los problemas de su paciente indicándole las decisiones que debe tomar, pues así lo infantiliza. El trabajo de un buen terapeuta es darle las llaves al cliente para que tome el poder de su propia vida, para que así, encuentre por sí mismo, las soluciones a sus problemas.

            El ser humano no es un sumatorio de asuntos; por lo general, un problema, aparentemente económico, suele estar enraizado en una falta de autoestima o en una carencia emocional, que puede tener su origen en elecciones profesionales que no proporcionan gratificación profunda a la persona, pues no tienen nada que ver con ella. Que el tarotista intente resolver un problema, es como si un especialista quisiera curar el hígado de un paciente sin observar el resto de sus órganos.

            “Terapéutico” no es analizar los asuntos que la persona trae, sino colocar el foco de la lectura en la persona que vive esos asuntos. La gracia está en que, aunque el consultante no formule preguntas o plantee dudas, el Tarot Terapéutico las responde, no de una manera explícita, sino identificando qué es lo que está por detrás de esas dudas, preguntas u opciones. Por ejemplo, si alguien llega dividido entre dos opciones, y aunque no diga nada, durante la lectura percibirá que una opción está vinculada a sus miedos y viejos patrones de conducta, y otra a la expresión de sus talentos; entonces ya sabrá qué opción debe tomar para crecer. Además, el tarotista puede darle técnicas para entender y desactivar sus miedos.

            Bien, una vez visto lo que no hace el Tarot Terapéutico, ustedes se pueden preguntar qué es lo que sí que hace. Tal vez la definición dada en el primer artículo de mi sección en Diosoy sea demasiado amplia, de manera que de eso trataremos en mi próximo artículo: “¿Cómo trabaja el Tarot Terapéutico?”

Un abrazo.

Acerca de Veet Pramad

Veet Pramad
Soy Veet Pramad (Enrique Amorós Azpeitia). Nací en Casablanca (Marruecos) de una familia española que se exilió en dicho país huyendo de la dictadura de Franco y de los nazis. Estudié, aunque no acabé Ciencias Químicas en la Universidad Complutense de Madrid. Estudio y trabajo con el Tarot desde 1980. En 1987 creé y desarrollé el concepto de TAROT TERAPÉUTICO a partir de varias escuelas – Osho, bioenergética, proceso Fisher-Hoffmann, etc. y de mis experiencias con diferentes culturas y tradiciones espirituales en diez años de viajes en Oriente (Afganistán, Pakistán, India, Nepal, Tailandia, Hong Kong, Japón), México, Centroamérica, Colombia, Perú, Bolivia, Chile y Brasil donde viví haciendo música, y lecturas y cursos de Tarot. Sistematicé mi visión del Tarot en 1989 en el libro “Curso de Tarot. Y su uso terapéutico” editado en español por la editora Yug de México DF y en portugués por Editora Madras de São Paulo (Brasil) y Dinalivro de Lisboa. Integrando la Numerología y el Tarot Terapéutico, acuñé el concepto de Desafío y desarrollé el de Lección de Vida proporcionando una nueva herramienta de autoconocimiento para calcular, compreender y aprovechar los ciclos numerológicos de cada persona. Con el título de “Tarot y Numerología. Desafíos y Lecciones de Vida” está editado en México y Brasil y en Portugal como “Resuelva sus desafíos de vida.”. Fundé la Escuela Internacional de Tarot Terapéutico con alumnos en España, Portugal, México, Colombia, Chile y Brasil, donde doy consultas y proporciono una formación en cuatro módulos para los candidatos a profesionales del Tarot Terapéutico. Publiqué en edición bilingüe dos cuentos infantiles “Viaje a Arreit” y “La verdadera historia de Papá Noel” que pueden leer en mi página web www.tarotterapeutico.info y una serie de videos “Cinco llaves para el bienestar” que pueden encontrar en mi página de youtube y actualmente estoy trabajando en una novela autobiográfica.