Quantum cuattro silica, bálsamo de alegría

Por Nina Llinares

Este maravilloso mineral reúne cuatro componentes: turquesa, crisocola, cuarzo ahumado y cuarzo transparente en un mismo mineral, lo que lo hace de este, un mineral tan peculiar. Además, se le llama Quantum, nombre que hace referencia a la medida, en el enfoque de la física cuántica, que describe o relaciona la propiedad que poseen algunas cosas materiales para absorber, difundir o emitir al entorno una vibración determinada.

Cuando meditamos con este mineral, sosteniéndolo entre nuestras manos y sintiendo que sus cuatro colores nos aportan su energía cuántica, podemos sentir que el color principal, el azul turquesa, nos rodea, lo respiramos, nos acuna, nos impregna como un bálsamo energético, cuya cualidad principal es la alegría, el confort interior, la sonrisa exterior, donde toda preocupación se diluye, donde toda inquietud en nuestra mente se aquieta; y no sentimos ni pensamos, no somos más que el presente: luz azul, sin peso y sin preguntas ni respuestas, mente y corazón unidos en la respiración.

A continuación, y “casi” por arte de magia, llega una luz marrón transparente y brillante, sanadora, que va haciendo giros y espirales por toda nuestra aura, cada chakra, cada parte de nuestro Ser; limpiando y fortaleciendo la Luz que somos, allí donde podamos necesitarla.

Y, más allá de todo instante, la luz brillante y transparente propia del cuarzo, terminará de envolvernos y fortalecer nuestra vibración personal, sintiéndonos renovados, llenos de un calmado entusiasmo.

El resultado es que, en pocos minutos de tiempo lineal, este maravilloso mineral, nos realiza una completa renovación energética (especialmente indicada en esos días en los que la vida parece que aplasta; en esos días en los que parece que todo pesa más de lo normal). De esta manera, las cosas importantes, las menos importantes y las auténticas tonterías con las que nos complicamos la vida, se disipan; la sonrisa vuelve a ser nuestro motor y emprendemos nuestro camino sencillamente, llenos de nosotros mismos, de nuestra propia y maravillosa esencia.

Lo anterior, no es nada nuevo para las personas que nos relacionamos con los Cristales de Compañía, esos seres por los que no pasa la ley del tiempo y que, a menos que se nos caigan de las manos y se rompan, son inmutables, no envejecen, no enferman, no mueren… nos hacen compañía siempre. Experiméntalo en persona, y entonces será tu verdad además de la mía.

Recuerda en todo momento que lo que yo digo no es importante; lo importante es lo que te dice tu corazón, y este, como tantos otros cristales de sanación, llega al corazón.

Nina Llinares

Deseo que te haya gustado.

Tienes más información sobre el uso y aplicaciones de las propiedades energéticas del Quantum Cuatro en mis libros sobre cristaloterapia: Cristales de sanación, Editorial Edaf, y Cristales de sanación y Oráculo de los cristales, Editorial Obelisco.

www.ninallinares.com

Acerca de Nina Llinares

Nina Llinares
Nina Llinares nació en Alcoy (España), es Escritora y Profesora de Enseñanza Privada de Técnicas Holísticas (Técnicas atlantes, canto sagrado para mujeres, master Reiki, cristaloterapia, floral, y cromoterapia, entre muchas técnicas más). Desde 1990 imparte sus actividades en España, Argentina, Uruguay, México e Inglaterra (Glastonbury). En estos y otros países de Latinoamérica y Europa participa en congresos, programas de radio y televisión, en la divulgación de los temas basados en sus libros: Almas Gemelas, Niños Índigo y Cristal, Alquimia del Alma: el poder del Yo Soy, Masaje Atlante y 15 títulos más.