¿Por qué vivimos? Pero es mejor contestar a la pregunta… ¿Para qué vivimos? (parte – 6)

Por Luis Montoya Birrueta

Haz click aquí para leer el artículo anterior.

El tiempo fue una ilusión creada por nosotros mismos para poder experimentarnos momento a momento. Digamos que es como ver una película en la que todo es absolutamente posible y, aunque la podríamos ver toda en un solo instante (ya que esta es la forma en la que se percibe lo absoluto: desde lo absoluto), para poder disfrutarla, la hemos dividido en fotogramas, para irla viendo y sintiendo paulatinamente. Por eso hemos creado la ilusión del pasado, presente y futuro.

Lo mismo sucede con nuestras vidas. Todo es absolutamente posible. Todo es potencialmente posible, y todo lo que la mente pueda concebir, lo puede crear. Nosotros vamos viviendo momento a momento para experimentarnos; para ir viviendo y seguir expandiendo ese abanico de emociones que hay en el Todo. Somos nosotros los que vamos escogiendo las jugadas que iremos haciendo; en consecuencia, eso será lo que tendremos como experiencia de vida.

Estas experiencias podrían ser comparadas a lo que es un videojuego. Sin menospreciarlas por supuesto, pero tampoco sin menospreciar el juego. Los dos son lo que son.

Este videojuego contiene todo lo que puede llegar a suceder. Digamos que ahí está programado todo lo que es potencialmente posible. El jugador irá interactuando durante su partida en ese juego, y este irá respondiendo a lo que el jugador quiere hacer. Todas las posibles combinaciones ya están ahí, solo basta que el jugador las escoja.

No hay nadie que te diga cómo tienes que jugar, o lo que es bueno o malo. Eres totalmente libre de jugarlo como quieras. La sociedad es la que te dice las reglas del juego, pero la Fuente principal jamás te lo dirá, ni te juzgará, ni te criticará o te castigará.

La Fuente desea conocerse a sí misma, a sí mismo, y todas las velitas estamos aquí para que así sea, para que a su vez nos conozcamos a nosotros mismos, ya que Todo es Uno, y Uno es Todo.

Tenemos algo que suele llamarse “libre albedrío”. Esto es algo natural e implícito en nosotros, solo que las leyes de este mundo, los castigos religiosos y las creencias sociales, hacen que pierdas esa libertad tan tuya. Y tú la cederás, ya que tienes miedo a que te castiguen, discriminen, rechacen.

Ya hemos hablado que los castigos dicen que pueden ser materiales, e incluso eternos, por lo que no es de extrañar que tengas miedo y con gusto cedas tu libre albedrío. Y todavía lo haces con mayor motivo, ya que te has olvidado de lo que Eres en realidad.

Así, de esta manera, hemos creado un escenario fantástico en donde cada una de las velitas, cada uno de nosotros nos experimentamos.

A su vez, escogemos a los actores y actrices con los que interactuaremos para conseguir, hacer y experimentar lo que deseamos. Aquello que quiere nuestra Alma para seguir con nuestra evolución natural. Sin embargo, ya hemos visto que nuestro ego alterado nos ha llevado a olvidarnos por completo de todo este juego; de toda esta obra de teatro. Y aunque tu mente alterada te diga que esto es una locura, todos hemos creado este escenario llamado Tierra para tener un sitio en el que podamos llevar a cabo nuestra obra. Asimismo, hemos atraído a nuestras vidas a los otros personajes. Y todo esto lo sabe tu Alma.

Nos vemos la próxima vez.

Gracias por estar ahí.

Luis Montoya Birrueta

 

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com