¿Por qué vivimos? Pero es mejor contestar a la pregunta… ¿para qué vivimos? (parte – 4)

Por Luis Montoya Birrueta

Haz click aquí para leer el artículo anterior.

Hasta ahora hemos tocado puntos en los que tu mente quizá se resista a comprender. Todo esto que estamos hablando ya lo sabes tú, solo que tu mente no te deja recordarlo. Una vez que quites todos esos velos, comprenderás el concepto absoluto de ese Todo, verás que el tiempo es una ilusión que está generando tu mente a cada instante; serás consciente del gran poder que hay en ti; podrás utilizar los elementos de tu Ser con total libertad de elección, y serás redimido al reconocer tu divinidad.

Todo esto se encuentra próximo, y me siento honrado al permitirme ser un instrumento que te ayude a recordar lo que en esencia eres.

Sigamos adelante. Hemos hablado del origen de todo este universo material, así como del nuestro, formando parte de ese Todo expandido y expandiéndose en sí mismo. Dado que esa expansión de sí mismo fue hecha para contemplarse, para saber cómo era y cómo no era; para experimentarse mediante infinitas manifestaciones de vida y existencia, mismas que en su conjunto están informando a través de los sentimientos lo que significa ser lo que son, ahí estamos nosotros también, formando parte de lo que significa ser humano y poder compartirlo con el resto de las infinitas experiencias de existencia que se están teniendo en todos los universos. ¿Qué quiere decir esto? Significa que nuestras vidas actuales, así como todas esas millones y millones de vidas que han pasado por esta Tierra, forman parte de la experiencia de ser lo que ha querido ser esa energía, en su absoluta libertad de elección, tanto lo que consideramos positivo, como negativo.

Lo anterior funciona así; ¿Cómo podríamos saber lo que es estar tranquilos cuando antes no hemos estado intranquilos? ¿Cómo podríamos saber lo que es estar saludables si antes no nos hemos enfermado? ¿Cómo podríamos saber que hay noche si no hubiera día? ¿Cómo sabríamos lo que es estar alegres si antes no hemos estado tristes? Y podría seguir con millones de experiencias más que la humanidad ha estado experimentando, y que lo sigue haciendo en estos momentos. A esto se le llama dicotomía divina.

 

Todas esas millones y millones de experiencias, forman parte de ese Todo en su intención de saber cómo es y cómo no es; y esto sucede dejando de ser para luego volver a ser. Tu mente te preguntará, ¿ser qué?, y le responderemos, ser absolutamente todo lo que esa misma mente puede concebir.

Nos vemos la próxima vez.

Gracias por estar ahí.

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com