Placeres no tan culposos

Existen muy pocas cosas en la vida tan satisfactorias como tomarse una buena taza de café para comenzar nuestro día, o tomarse una cerveza bien fría después de una larga y extenuante jornada de trabajo. Tanto la cerveza como el café son pequeños gustos que todos nos podemos dar; lo mejor de todo es que, además de que nos dan muchos momentos de satisfacción, también nos otorgan muchos beneficios para nuestra salud.

El café y la cerveza son dos bebidas que han habitado en el limbo de las recomendaciones médicas, pues se ha hablado mucho de sus posibles efectos secundarios; sin embargo, como todo en esta vida, la clave es la moderación. Así es, consumir café y cerveza en cantidades adecuadas, no tiene por qué representar un peligro para la salud, ¡todo lo contrario! Estudios recientes revelan que el consumo moderado de estas dos bebidas puede traernos importantes beneficios para la salud.

A continuación les contamos sobre algunos de los beneficios del consumo de estas bebidas.

Café

El café es una de las bebidas con más antioxidantes que se puedan encontrar, por lo tanto, tomar una taza de café al día le da al cuerpo el empuje para luchar contra los radicales libres en nuestro sistema, lo que nos ayuda a retrasar el envejecimiento de las células y a prevenir enfermedades degenerativas como al Alzheimer y el Parkinson.

Además, tomar al menos una taza de café al día disminuye nuestras posibilidades de sufrir de cáncer de hígado, y también disminuye el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Finalmente, una taza de café al día también nos puede ayudar a prevenir la diabetes tipo II, siempre y cuando se tome sin azúcar.

Cerveza

Según estudios recientes de la Universidad de California, beber cerveza de manera moderada puede ayudar a prevenir la osteoporosis, pues esta bebida nos aporta un importante cantidad de silicio, mineral que juega un papel importante en el crecimiento y desarrollo de los huesos y músculos.

Además, ya que la cerveza está compuesta principalmente de lúpulo y cebada o trigo, es una bebida que nos aporta los mismos nutrientes que los granos, como la vitamina B, riboflavina, niacina y zinc, así como potasio, calcio y fósforo.

Finalmente, en contra de la creencia general, la cerveza no engorda (siempre y cuando se tome con moderación, claro) de hecho, una botella de cerveza de unos 345ml nos aporta, aproximadamente 140 calorías y, ya que es una buena fuente de fibra soluble, nos ayuda a regular nuestro tránsito intestinal, lo que nos hará sentir mucho más ligeros.

Ahora que ya lo sabes, disfruta de tu café y tu cerveza sin sentirte culpable, solo recuerda consumirlos con moderación, ya que, por un lado, el café en exceso puede causar ansiedad, irritación e insomnio; y bueno, por otra parte, sobra mencionar los efectos secundarios de beber cerveza en exceso.

Cuídate, consiéntete y no olvides disfrutar de la vida.

Acerca de Anabel López Molina

Anabel López Molina
Como escritora, traductora y editora, Anabel ha logrado fusionar su amor por las letras con su convicción de promover y defender los derechos animales. Su visión es promover una dieta vegana como una alternativa más saludable y económica, y con beneficios tanto para el individuo como para la sociedad.