MIEDOS

Por Ana de la Macorra Apellániz y Alicia Velázquez Berumen

El ejemplo más claro de esta capacidad que tienes para crear lo que piensas, son los miedos. Estos son, simple y llanamente, puras ideas y por cierto que son ideas bastante absurdas, porque NO son hechos que existan en tu realidad. Podrían existir… pero no están presentes en ese momento. Te podemos asegurar que, en este instante preciso, en el que tú lees estas palabras, eso a lo que le tienes temor no está presente, no lo estás viviendo, solo existe en tu cabecita como una posibilidad, como una probabilidad.

Trae a tu mente algún temor que tengas. Respira. Revisa… ¿Es algo que estás viviendo ahora mismo? ¿Verdad que la posibilidad de vivirlo solo existe en tu mente? Y ESO es lo que te da aprensión, la posibilidad de vivirlo.

¡Uf, cuánto miedo generan los humanos! Miedo al abandono. Miedo a qué va a decir la gente. Miedo a la burla. Miedo a la crítica. Miedo a que se caiga el avión. Miedo a la soledad. Miedo a que te pinten el cuerno. Miedo a que te asalten. Miedo a que te violen. Miedo a morir en un incendio. Miedo a morir ahogada. Miedo a la enfermedad, al dolor, a la muerte. Miedo a perder lo ganado y hasta lo no ganado. Miedo al ridículo. Miedo al rechazo. Miedo a la traición. Miedo al miedo. Miedo al virus mortal, miedo al narco, miedo al terrorismo. Miedo, miedo, miedo; ideas, ideas, ideas, todas de algo que pudiera pasar pero que, ahoritita que lees estas palabras NO te está pasando. Porque si estuviera sucediendo, lo que sentirías no sería miedo sino SUSTO y una adrenalina fuertísima que te ayudaría a salir corriendo de donde estás o adrenalina para defenderte o hacer algo para protegerte; lo que sí es seguro es que no estarías leyendo estas palabras y reaccionarías diferente a como reaccionas al vivir con tanto miedo. El miedo paraliza y limita tu vida. El miedo te obliga a esconderte hasta de ti misma, te obliga a vivir mediocremente, a adquirir seguros contra todo y firmar contratos que “prometan” evitarte pobreza, rechazo, soledad.

¿A qué le tienes miedo tú? ¿Qué tipo de pensamientos identificas que te generan miedo?

Reiterando: El miedo es una idea no un hecho. Piensas en eso que “sería horrible vivir” y generas una emoción o conjunto de ellas que te ponen el cuerpo muy incómodo. A veces lo que se siente es algo insoportable y se sienten ansias, muchas ansias y todo esto a partir de una sola idea; algo podría pasar, algo podría suceder, algo podría ser. No existe, todavía. Y decimos “todavía” porque como lo que piensas lo creas para ti, eso a lo que le tienes tanto miedo, lo piensas y lo piensas y, si continúas persistente en tu pensar, terminas por hacerlo tu realidad.

Es muy liberador hacer una lista de tus miedos, escribirlos sobre un papel y analizar honestamente cada uno, cuestionando y revisando qué tan reales son, es decir, “tengo pavor de que me pinte el cuerno”; eso, ¿lo estás viviendo? o solo tienes la idea de que lo podrías vivir. En su gran mayoría, verás que tus miedos son sospechas a las que tú les das peso, fíjate cómo esas ideas te hacen sentir horrible, casi paralizada, con la energía que se te va hasta el suelo, deseando meterte en la cama y desaparecer, desmoralizada, desmotivada, respirando rápido y apretado, ¡con miedo, pues!

Ahora, si es algo que estás viviendo, medita: ¿qué puedes hacer para ir más allá de eso que te está mortificando tanto?

Respira profundo. Revisa.

 

Fragmento tomado del libro DIOSOY: ser en esencia y en presencia escrito por Ana de la Macorra Apellániz y Alicia Velázquez Berumen

Pag. 177-179

 

Si quieres adquirir tu libro mándanos un correo o inbox en Facebook o entra a Amazon y a iTunes y encuéntralo en formato digital.

 

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la