Meditar con símbolos

Por Claudia Sánchez Musi

Los símbolos pueden producir transformaciones muy importantes en nuestra psique cuando los visualizamos. Si los contemplamos directamente, saltándonos el pensamiento discursivo que, muchas veces, solo es un obstáculo para la verdadera comprensión, entonces los símbolos nos enseñarán a entender. A su vez, este entendimiento profundo despertará nuestra intuición, y, gracias a la intuición, nos volveremos receptivos a la esencia de una imagen simbólica, lo que nos permitirá mantenerla firme en la mente, dejando que irradie nuestro conocimiento con su cualidad.

Cuando contemplamos una imagen, nos identificamos con ella. Esta identificación nos ayuda a comprender los símbolos desde un punto de vista más profundo. Cuando meditamos con los símbolos, se incrementa su función transformadora, lo que nos permite cambiar actitudes internas y externas.

La cualidad propia de cada símbolo no solo revela nuevas formas de experiencia y de vida, sino que también crea en nuestra psique la nueva cualidad que deseamos implantar. Cada símbolo abre la puerta a un estado nuevo de consciencia y provoca cambios profundos en la persona.

La técnica para trabajar con los símbolos consiste en escoger uno con el que quieras o creas que necesitas trabajar; puede ser aquel cuyas cualidades deseas incorporar a tu vida. Una vez que lo hayas elegido, te aconsejo seguirlo durante algún tiempo, tal vez semanas, un mes, etcétera. Por unos cuantos minutos al día, enfoca tu atención en el símbolo; cada vez que puedas, recuérdalo, busca imágenes de este, dibújalo, lee sobre él y, cuando te sea posible, haz una meditación guiada para penetrar en sus cualidades; así, el símbolo comenzará a revelarte realidades insospechadas de tu ser, de la vida, y de los procesos internos.

Los símbolos también te envían mensajes acerca de tu vida y de los movimientos de tu alma. No intentes llevar este proceso de manera racional, ni intentes analizar todo lo que sucede desde la cabeza, pues este es un proceso que trabaja a niveles más profundos de la consciencia, en el alma. Es un proceso que sucede en conexión con el corazón a través de tu intuición, así que la información que necesites recibir de cada símbolo la irás integrando, naturalmente y sin forzarlo, una vez que esté lista para ti.

¿Cómo elegir tu símbolo ?

Tu alma se encargará de ello, naturalmente y sin esfuerzo. Lo primero que puedes hacer es recordar el contenido onírico, pues en tus sueños se encuentran los más bellos regalos que tu alma tiene para ti; así que sumérgete en ellos y observa los símbolos que te presentan. Puedes elegir uno de ellos para trabajar con él, o bien elegirlo conscientemente. Por ejemplo, si en este momento de tu vida sientes una especial conexión con las mariposas, lo más probable es que ese sea el símbolo con el que necesites trabajar, ya que será tu compañero y apoyo durante tus procesos de muerte y renacimiento, cambio, transformación y libertad.

Una vez que hayas elegido tu símbolo, medita en él y permite que la información llegue a ti. De esta forma vamos abriendo la comunicación con nuestra alma, aquella que va guiando nuestro camino por el sendero que nos regresará, en cada momento, al amor.

Con Amor,

Claudia Sánchez Musi

Acerca de Claudia Sánchez Musi

Claudia Sánchez Musi
Profunda enamorada del Alma Humana, se gradúa en Piscología Clínica, complementando su preparación académica con una serie de herramientas para la sanación. Se especializa en psicoterapia corporal Integrativa, Psicoterapia Biodinámica Boyesen y Psicología Transpersonal. Desde hace 15 años a la fecha se dedica a la psicoterapia individual y grupal así como a la creación de diversos talleres y seminarios. Impartiendo en la actualidad el seminario “El lenguaje del Alma”. Creadora del Programa terapéutico la medicina del Adiós para acompañar a personas en su proceso de separación. En el camino Transpersonal encuentra la magia y la medicina de la tierra que la lleva a estudiar profundamente los diferentes estados de consciencia y las plantas ancestrales de poder cuyo uso aplicado a la psicoterapia ha dado resultados de transformación profunda y sanación en la psique y el alma humana. Especialista en el sistema homeopático-floral “Plantas ancestrales de poder del México antiguo”. Una de sus pasiones es la escritura, autora del libro Pacto de Amor: como construir una pareja saludable. Actualmente radica en san José del Cabo BCS, entre el mar y el desierto rodeada de magia e inspiración colaborando como columnista en diversas revistas y medios. También es mamá de dos hermosos Soles, curandera de almas, y corazones rotos, temazcalera, y amante de la Vida y de la Naturaleza.