Más poder a lo positivo

Por Ana de la Macorra

 

Estamos viviendo una época difícil en la que lo negativo, en todos los ámbitos de vida, está muy fuerte, se siente una opresión en el pecho, los pensamientos de la gente tienden a ser pesimistas, y pues así es muy difícil disfrutar de lo que vivimos.

 

En relación a esto, me he dado cuenta de que, para hablar, en conversaciones de todo tipo, hemos adoptado la palabra “no” para absolutamente todo: para acompañar nuestras opiniones, para iniciar una frase, para darle seguimiento a la idea de alguien, incluso estando de acuerdo con ese alguien, y, el colmo es que, decimos “no” hasta para afirmar algo: “No, deja que te cuente, te va a encantar”, “¡No, no, no, está buenísimo!”, “Uy, noooo, y lo más chistoso es que…”, “No, y si te fijas se ve más bonito”, “Voy al cine, ¿no quieres venir?”, etc.

 

Esto me inquieta, y es por ello que lo expongo aquí con ustedes.

 

Si tomamos en cuenta lo que muchísimos teóricos señalan, haciendo referencia al hecho de que nuestro cuerpo y nuestras emociones están en contacto directo con lo que pensamos y decimos, y que esta conexión actúa de manera obediente, es decir, que vamos creando la vida dependiendo de nuestras creencias y de lo que decimos; entonces me pregunto si también la manera en la que decimos lo que decimos está creando, de manera permanente y sin que nos demos cuenta, un ambiente negativo que nos tiene sutilmente prisioneros en una baja energía, opacando nuestra alegría y bloqueando la realización de nuestros sueños; es decir, andar tristones, medio depres, sin ánimo y con miedo, probablemente hasta de mal humor.

 

Por lo anterior, te tengo una propuesta: date cuenta de cómo dices lo que dices, escucha a tu gente y escúchate a ti; verifica cómo la palabra “no” inunda nuestras conversaciones y cámbiale a una forma que sea positiva, en lugar de usar el vocablo “no”, usa “sí”. Podemos hacer el experimento, quizás descubras que te sientes más ligero, que podemos influir también en la vibra de la gente y en el colectivo. ¿Sí? ¿Hacemos la prueba? ¡Sí!

 

Ana de la Macorra

Acerca de Ana de la Macorra

Ana de la Macorra
Poeta, escritora y psicóloga clínica, Ana de la Macorra, ha dedicado su carrera al servicio del crecimiento humano y la expansión de la consciencia. Entre su extenso currículo, sobresalen sus más de 25 años de experiencia como psicoterapeuta; la autoría y publicación de los libros Hondos los Suspiros y DIOSOY: ser esencia y en presencia; así como su papel como directora, fundadora y editora del primer sitio integral en servicios de crecimiento humano www.serluna.com