Más acerca del Círculo Somático: círculo para compartir el bienestar y el malestar

Por Ana Ávalos

 

¿Cómo sabes, a menos de que lo observes y escuches directamente en ti?

 

¿Buscas tener relaciones significativas con tus seres queridos? Para hacerlo auténticamente, puedes empezar creando y fomentando una relación significativa y más estrecha contigo mismo. Al conocerte, a través de la vibración, sonido, movimiento y la acción de escuchar tu cuerpo; de tu aliento y de tus instintos básicos te puedes sentir realmente completo, pleno y vinculado o al otro extremo, descubrir tus instintos defensivos hacia ti mismo.

 

Al ser incluyente y observador de tus propios procesos corporales, puedes ser honesto, ya que tu cuerpo no miente y le otorga una voz al organismo que te dio a luz, te vio crecer y te ha acompañado estoica y silenciosamente durante tus logros y fracasos a lo largo de toda tu vida.

 

El reto a lograr en el Círculo Somático es darle voz a tu cuerpo y cesar la manera en que tu mente da vueltas; silenciarla, permitir una bocanada de aire fresco que termina dándote una nueva perspectiva de ti mismo y del momento que estás viviendo, en tiempo real; volverte observador de tu propia naturaleza orgánica e integrarte a ella. El Círculo te permite desarrollar este talento que todos tenemos, pero que no todos escuchamos.

 

El Círculo Somático está diseñado, para quienes deseen participar desde el punto de vista saludable, para alcanzar lo siguiente:

 

  • Desarrollar la capacidad de comprender la salud y naturaleza de tu cuerpo.
  • Ver a tu cuerpo como un ser viviente con una sabiduría innata
  • Aliarte con tu cuerpo, el cual tiene innumerables recursos y es muy ingenioso para atender una situación difícil.
  • Amplificar la forma en la que te concibes a través del lenguaje corporal interno y postural.
  • Observar tus rangos de expresión corporales y tu adaptabilidad.
  • Incluir a tu cuerpo en la forma en la que te percibes, aprendes, investigas y evolucionas.
  • Traducir emociones o pensamientos y procesarlos a través de órganos, tejidos y sus procesos.
  • Ser receptivo y querer involucrarte sanamente con tu cuerpo y profundizar.
  • Curiosear sobre algún aspecto somático que en este momento es relevante.
  • Observar las adversidades en nuestro desarrollo que se siguen manifestando en cada gesto y que pueden complementarse con movimientos previos para hacerlos más eficientes.

 

 

El Círculo Somático también es un recurso para quienes en este momento quieren tratar un desequilibrio de manera integral en:

 

  • Vías Respiratorias
    • Dificultades para respirar en situaciones estresantes.
    • Ataques de angustia o Asma.
  • Huesos
    • Afecciones en estabilidad, motilidad y regeneración ósea.
    • Osteoporosis y artritis.
  • Órganos
    • Dificultades para masticar, asimilar, absorber y eliminar temas o alimentos de nuestro medio ambiente.
    • A través del corazón tratar temas emocionales de empatía y compasión y ritmo.
  • Hormonas
    • Comunicación a través de las altas y bajas de la vida aunada a tus emociones y sentimientos.
    • Menopausia y andropausia.
  • Músculos
    • Observar su elasticidad y capacidad de contracción y extensión, por exceso o falta de uso, su tipo de personalidad y cómo se refleja en tu postura y carácter.
    • Facilidad, fuerza y fluidez del espacio articular.
  • Tejido conectivo
    • Sentir esta red relacional que abarca todo el cuerpo, su fluidez o solidez, lo rígido o flexible, lo elástico o no elástico.
  • Fluidos
    • Observar cómo fluyes, te irrigas y comunicas a través de la relación sangre, linfa, líquido sinovial y líquido cefalo-raquídeo
  • Sistema Nervioso
    • Identificar qué vías nerviosas utilizas con más frecuencia y observar si con ello te aceleras o calmas, si estás alerta o en reposo y si te es fácil alternar.
  • Sentidos y Percepciones
    • Ser hipersensible puede ser abrumante, diferenciar entre los sentidos, y observar su agudeza, y detectar cómo influye en la forma de moverte y responder al medio ambiente.
  • Desarrollo Psicomotriz
    • Detectar reflejos y patrones, hábitos de movimiento que necesitan expresarse o inhibirse.
  • Voz
    • Observar su tono, timbre, cadencia, ritmo.
  • Recuperación post operatoria o post endodoncia
    • Revitalizar huesos, órganos y sistema endocrino después del shock quirúrgico y la anestesia.
    • Atender al tejido cicatrizante en hernias, cesáreas, etc.
  • Preparación previa a cirugías
    • Prestar atención a los síntomas y molestias para alistar el cuerpo, mente y emociones para su intervención y estar mejor ilustrado sobre el procedimiento.
  • Desbalances endócrinos, linfáticos o nerviosos
    • Hacer conscientes la relación entre estos 3 sistemas permite una serenidad y tranquilidad corporal.

 

Al observar el desequilibrio o enfermedad, tu mismo cuerpo te dará una opción de solución concreta y consciente para adaptarte de una mejor manera, ser más eficiente y economizar tu energía. Confía en él.

 

En el Círculo Somático compartimos nuestro Ser a través de la vibración, movimiento, escucha, juego, empatía y silencio con nosotros mismos y los demás que nos acompañan en el espacio. Hacerlo en grupo enriquece la experiencia y hace que el malestar disminuya a la mitad o que se desvanezca, simplemente por ser tomado en cuenta y escuchado. El bienestar de uno, se multiplica y se extiende a través de la consciencia grupal.

 

Ven a compartir, en un grupo abierto, tu bienestar o malestar.

 

Todos los jueves de 12:00 a 3:00pm hasta el 8 de septiembre.

Lugar Monte Athos 170A, Lomas Virreyes

Costo por persona $400.00

 

Acerca de Ana Ávalos

Ana Ávalos
Me llena el alma conectar conmigo misma y con los demás a través de la Escucha Empática y Diálogo Profundo basados en la Psicología Profunda Junguiana Arquetípica. Y para llenar mi alma, conecto con mi cuerpo, mis sensaciones y mi sensibilidad, siendo Educadora en Movimiento Somático por Body Mind Movement Center, hace 7 años me dedico de lleno a la Terapia Psico-Corporal, con sesiones donde el paciente se descubre, recuerda y conscientiza a través de un diálogo sincero con los diferentes sistemas de su cuerpo, observando sus hábitos y patrones de movimiento, de estar y ser en la vida. Al expresarse el cuerpo, el alma vibra. Al vibrar el alma, surge el bienestar. Me apoyo en la Terapia Craneo-Sacral la cual mejora los ritmos respiratorio, cardiaco y cerebral, afectados por el estrés, y junto con la Terapia de Polaridad que utiliza meridianos chinos para reestablecer el equilibrio trayendo armonía, tranquilidad y serenidad a quien lo recibe. En el caso de identificar patrones negativos de relacionarse con uno mismo y el entorno, utilizo la respiración y yoga sencilla para abordarlos, y las bases de la Terapia para Adicciones Apegos y Codependencia. Aliento a niños a través del juego y la confianza que surge de la Terapia de Conexión que aporta una filosofía de vida para mejorar el vínculo madre-hijo a través del abrazo de contención mejorando las habilidades de comunicación entre los miembros de la familia y su habilidad para incursionar en el mundo y su entorno social. Complemento y enriquezco las sesiones con el acervo de Cadenas Musculares y Articulares Método G.D.S. cuyo énfasis radica en la observación de la postura psico-corporal del infante y el acompañamiento en la ola de crecimiento en los aspectos de desarrollo de su personalidad y de su comportamiento con los demás y con el ambiente que lo rodea. El cuerpo es lenguaje, a veces emite placer y gozo, a veces protesta, a veces denuncia, a veces afirma; insinúa o señala a través de sus posturas y gestos, en ocasiones es preciso y en otros difuso, desarrollar el escuche, su observación, el tacto y sensibilidad, hace más pleno y preciso el proceso de autoconocimiento y plenitud. Para solicitar tu consulta escribe a anabevalos@gmail.com