Los 10 aspectos más importantes para acompañar a alguien que está pasando por una separación

Por Claudia Sánchez Musi

 

Cuando la gente que amamos está atravesando por un momento difícil, es posible que tengamos dos reacciones al respecto: una es apoyarla de frente, sin miedo, acompañando su dolor; sin embargo, la otra reacción está sumamente ligada al miedo, lo que nos lleva a la huida, el abandono o bien, a minimizar el tema por el que está pasando la otra persona con justificaciones como la de que hay peores cosas en la vida que una separación.

Solo quién ha atravesado este fuerte proceso sabe del dolor tan profundo que se experimenta. La separación es una de las experiencias límite que podemos vivir los seres humanos; así que, si tienes a alguien cerca pasando por esto, te comparto unos tips que te pueden ayudar a acompañarlo.

Lo más importante es comprender desde el corazón la importancia que tiene el acompañar a las personas cuando más te necesitan, siempre a través de los ojos de la compasión, en lugar del juicio, y ayudando a la persona a no sentirse incómoda o inadecuada. También es importante transmitirle la sensación de que todo está bien. No necesitamos cambiar, o arreglar al otro, así como tampoco podemos controlar el resultado final.

Cuando acompañamos a alguien, abrimos nuestro corazón al apoyo incondicional, en presencia absoluta y con mucha paciencia.

Aun las personas más fuertes necesitan saber que pueden desplomarse y mostrar su vulnerabilidad con alguien con quien sientan confianza. Ser vulnerable es parte de nuestra condición humana y transitar por procesos de cambio, dolor, duelo etc., también lo es.

Para poder acompañar a las personas en su proceso, en su crecimiento y transformación es importante que no intentemos quitarles su propio poder pretendiendo arreglar sus problemas o diciéndoles qué hacer, ya que este acto desempodera a la persona y le quita lo más valioso que tiene: su autoestima y su dignidad. Debemos permitir que la persona tome sus propias decisiones, que confíe en sí mismo y que también se sienta libre de cometer sus propios errores. Estamos acompañando para dar una guía gentil cuando se requiera, y contener al otro.

Acompañar no es exclusivo de psicólogos, médicos, enfermeras o maestros. En algún momento de la vida nos toca siempre acompañar a alguien querido pasando por un momento crítico: a nuestros padres hijos, amigos, pareja, etc.

Por esta razón, deseo compartirte estas valiosas herramientas para la hora en la que te toque acompañar a alguien que transita un proceso doloroso.

Antes de comenzar el proceso de acompañar a alguien, te sugiero conectarte con tu ser superior, con Dios, el universo, la fuente de amor infinita. Con humildad, ofrece este espacio al Servicio de la Vida. Sé claro en tus intenciones, las intenciones de tu corazón, para estar ahí. Obsérvate, date un momento para conectarte contigo y observar tus propios pensamientos y sentimientos. Sé un observador consciente en todo momento para que tus asuntos no interfieran en el proceso del otro, y recuerda, estás prestando un servicio de amor siempre que acompañas.

 

  1. En ocasiones no buscamos consejos sino Presencia, así que no intentes solucionar su vida o sus problemas, solo acompaña.
  2. Escucha atentamente y sin juicio.
  3. Abraza, abraza físicamente pero también abraza con el alma. Permítele a esa persona que llore, que se desahogue, que se exprese.
  4. No tomes partido por esa persona, aunque la ames profundamente. Cuando criticamos o juzgamos al ex, es como enjuiciar su decisión pasada de haber elegido estar con esa persona. Cuando tomamos partido no ayudamos a resolver, sino que envenenamos más a esta persona, y eso es algo que NO NECESITA.
  5. Suelta el control. No des instrucciones de cómo debe manejar su vida o sus emociones, no pienses que, de un día para otro, deberá estar feliz y saliendo adelante. La separación implica un largo y profundo proceso de reajuste que puede durar incluso años.
  6. Sé paciente.
  7. Confía en las capacidades de los demás. Las personas, con amor y cuidado, salimos adelante.
  8. Sugiere siempre a esta persona que busque ayuda profesional.
  9. Ayúdale a buscar fuentes de ayuda, terapias, talleres, libros.
  10. Amate y Respétate. No te sientas culpable sobre lo que das o no, respeta que tú también eres humano y que acompañas cuando para ti es humanamente posible. No intentes rescatar; acompaña y confía en la vida. No cedas tu energía a la otra persona, no sueltes tu poder, mantente en ti, en tu centro. Esto también implica ser capaz de poner límites: tú tienes una vida y cosas que atender, así que fija un tiempo razonable para acompañar, pero después vuelve a tus asuntos.

 

Acerca de Claudia Sánchez Musi

Claudia Sánchez Musi
Profunda enamorada del Alma Humana, se gradúa en Piscología Clínica, complementando su preparación académica con una serie de herramientas para la sanación. Se especializa en psicoterapia corporal Integrativa, Psicoterapia Biodinámica Boyesen y Psicología Transpersonal. Desde hace 15 años a la fecha se dedica a la psicoterapia individual y grupal así como a la creación de diversos talleres y seminarios. Impartiendo en la actualidad el seminario “El lenguaje del Alma”. Creadora del Programa terapéutico la medicina del Adiós para acompañar a personas en su proceso de separación. En el camino Transpersonal encuentra la magia y la medicina de la tierra que la lleva a estudiar profundamente los diferentes estados de consciencia y las plantas ancestrales de poder cuyo uso aplicado a la psicoterapia ha dado resultados de transformación profunda y sanación en la psique y el alma humana. Especialista en el sistema homeopático-floral “Plantas ancestrales de poder del México antiguo”. Una de sus pasiones es la escritura, autora del libro Pacto de Amor: como construir una pareja saludable. Actualmente radica en san José del Cabo BCS, entre el mar y el desierto rodeada de magia e inspiración colaborando como columnista en diversas revistas y medios. También es mamá de dos hermosos Soles, curandera de almas, y corazones rotos, temazcalera, y amante de la Vida y de la Naturaleza.