Lo que piensas, lo creas y lo que creas, lo vives

 Por Ana de la Macorra y Alicia Velázquez Berumen

¿Qué estás creando para ti en este momento de tu vida? Sabes que lo que piensas lo creas. Así que te sugerimos observar, ¿qué tipo de ideas tienes acerca de ti, de tu vida, de tus relaciones, de la gente, de tu país, de tus hijos, de tu familia, del amor, de tu historia, de tu trabajo y de tu economía?

Es seguro que, de todos estos temas, tienes opiniones o credos y te convendría mucho revisar y cuestionar cada uno para entonces responderte si es eso lo que quieres continuar viviendo; si es eso acaso lo que de verdad crees de cada tema, de tal forma que te des la oportunidad de decidir si estás de acuerdo en seguir viviendo a partir de tus modelos mentales y, sobre todo, de reconocer que lo que crees es justamente lo que vives.

¿Que no estás de acuerdo? ¿Que suena desorbitado? Deja que te digamos que “desorbitado” ha sido el modo como has estado viviendo, sin saber de tu poder, sin darte cuenta de que eres tú quien ha creado su experiencia, que eres tú quien ha generado la forma como has sufrido, porque a eso es a lo que has elegido darle poder. Cuando en ti está la capacidad de vivir en total plenitud, en deliciosa armonía, si así lo crees y lo creas.

¿Cómo que todo ello ha sido tu creación?

Es muy difícil realizar o darte cuenta de que esto que decimos es cierto. Es difícil porque por lo general crecemos con información repetida refiriéndose a que la vida es una especie de rueda de la fortuna y que si tienes “suerte” te va bien y si naces con “mala estrella” te va a ir mal, aunque te esfuerces.

O también como las religiones, que depositan todo el poder de creación afuera de ti, como los dioses —que están en el cielo, en el nirvana o en cualquier otro lugar lejano que no eres tú— de diversa índole y diversas caras, o a santos-mártires de otros tiempos que ahora pueden conceder milagros y te ayudan a que consigas el trabajo que te conviene… o como San Antonio que si lo pones “de cabeza” te ayuda a encontrar con quién casarte, y las iglesias y templos están llenos de gente que pide y pide y pide… Siempre, pidiendo algo. Y ese algo, ¡te lo puedes dar a ti mismo!

Está dentro de ti, todo eso que quieres para ti; regálate una nueva manera de estar. Puedes mentalizar y visualizar todo aquello que quieres vivir, para estar en paz, para disfrutar de tu vida.

Solo hay que recordarlo: Todo lo que piensas lo creas y, si lo creas, lo vives.

Fragmento extraído del Libro DIOSOY: Ser en esencia y en presencia, cap. 6, pag.175-176 de Alicia Velázquez Berumen y Ana de la Macorra Apellániz

¿Te gustaría adquirir el libro? Entra aquí.

Acerca de Ana de la Macorra

Ana de la Macorra
Poeta, escritora y psicóloga clínica, Ana de la Macorra, ha dedicado su carrera al servicio del crecimiento humano y la expansión de la consciencia. Entre su extenso currículo, sobresalen sus más de 25 años de experiencia como psicoterapeuta; la autoría y publicación de los libros Hondos los Suspiros y DIOSOY: ser esencia y en presencia; así como su papel como directora, fundadora y editora del primer sitio integral en servicios de crecimiento humano www.serluna.com