Libérate exhalando las emociones

Qué efímera se siente la vida cuando un ser cercano experimenta la muerte. Es entonces cuando te empiezas a cuestionar y dejas de vivir en la ilusión de saberte eterno. Así se vive el dolor de saber que ya no volverás a ver a tu ser querido nunca jamás; y a veces es tanto el dolor que sientes la necesidad de anestesiarte de alguna forma. Algunos beben hasta perder la razón, otros trabajan demasiado para llenar el espacio vacío y algunos otros llegan a tomar una actitud más extrema y comienzan a abandonarse para poder seguir a su ser querido. Es así como, paulatinamente, muchos dejan de encontrarle sentido a la vida.

            No cabe duda que la muerte es un evento terrible, pero ante tal situación, yo te invito a que te permitas sentir el dolor… llorar… suspirar por la pérdida y, luego de haberte permitido expresar el dolor, te garantizo que te sentirás más tranquilo. Si evades el dolor que sientes en el alma, este nunca curará, solo se quedará guardado, creciendo como un monstruo dentro de ti. Aunque parezca aterrador, debes tener el valor para enfrentar la pena que te invade, como lo hace un guerrero enfrentando a sus más peligrosos enemigos. Así es, deja que la ola del dolor te revuelque y confía en que al final la misma marea te regresará sano y salvo a la arena donde yacerás fatigado después de la gran batalla, pero te sentirás más tranquilo ahora que has vencido a ese terrible monstruo.

            Enfrentar el dolor es difícil, pero debes darte la oportunidad de sentir tus emociones en lugar de intentar razonarlas. Date un tiempo para respirar por unos minutos, pues la respiración te conectará con las emociones. Deja que todo lo que sientes se mueva en tu interior hasta que encuentres la forma de expresarlo, no importa si es con llanto o con rabia, ¡o como sea! Las emociones guardadas en el cuerpo no hacen más que enfermarlo, pues es como si colocaras una piedra en el río de tu sistema de energía que no dejara fluir la vida, lo cual, con el paso del tiempo, inevitablemente hará que te sientas cansado y enfermo.

            ¿Quieres de verdad estar sano? ¿Quieres tener más energía y sentirte más vivo? Pues entonces atrévete a expresar tu sentir en lugar de contenerlo y agredir tu cuerpo. Sí, se necesita valor para empezar a hacer algo diferente y dejar de guardarlo todo y seguir repitiendo la misma historia, pero ¿no estás cansado ya? Atrévete a iniciar una nueva aventura para sentirte más vivo haciendo algo diferente. Quizá la gente te llame loco, pero te aseguro que cuando comiences a expresar lo que sientes, te quitarás el peso de encima y te sentirás liberado.

            Deja de tenerle miedo al dolor, respira profundamente y con cada exhalación suelta ya las piedras que llevas cargando; de esta manera verás que hay más espacio para tomar una inhalación profunda que se sentirá como una gran dosis de energía y de vida. Libérate del monstruo del dolor respirando… suspirando e inspirando.

Acerca de Alicia Velázquez Berumen

Alicia Velázquez Berumen
Coautora del libro DIOSOY: Ser en esencia y en presencia. Actualmente imparte sesiones de respiración, sanación y meditación virtuales en todo el mundo a través del proyecto "Meet 2 Breathe" que incluye "Respira México". Es la Representante Nacional en México de la International Breathwork Foundation, Facilitadora Certificada de Transformational Breath, Sanadora graduada en Barbara Brennan School of Healing y Consteladora Familiar. Inició el camino espiritual a partir de 1987 con las enseñanzas de José Luis Villanueva. Maestría en Psicopedagogía y Diplomado en Neuropsicología en la Universidad Anáhuac. Licenciatura en Terapia en Comunicación Humana.