Leches vegetales

¿Cuántas veces hemos escuchado que la leche de vaca es el alimento perfecto? Claro, es el alimento perfecto, pero para el ternero, así como la leche materna es perfecta para el bebé. La verdad es irrefutable, el ser humano es el único animal que sigue tomando leche aún después del periodo de lactancia, y lo más raro de todo, leche de otro animal.

            El hecho es que vivimos en una sociedad en la que el consumo de la leche de vaca se ha glorificado pensando que las proteínas y el calcio contenidas en esta son esenciales para la vida humana; sin embargo, cada animal tiene necesidades nutricionales específicas, y las de los humanos son totalmente diferentes a las de los terneros. Es por eso que hay muchas personas intolerantes a la lactosa, pues los humanos no tenemos todas las enzimas necesarias para procesar las proteínas y azúcares de la leche de vaca. Lo más preocupante sobre la leche de vaca para el consumo humano es que numerosos estudios, como los realizados por el doctor Daniel Cramer, de la Universidad de Harvard, indican que el consumo elevado y regular de la leche de vaca está asociado a una mayor tasa de cáncer de mama, colon y estómago.

            Ante lo anterior te preguntarás, “Si decido dejar de tomar leche de vaca, ¿quién le hará compañía a mi café? ¿Qué pasará con mi cereal en la mañana?” Bueno, no hay de qué preocuparse, existen muchas variedades de leche vegetal que pueden hacerle compañía a nuestros alimentos diarios, y que no solo son más benéficos para nuestra salud, sino que también tienen un gran sabor, y lo mejor de todo es que las podemos preparar nosotros mismos desde la comodidad de nuestro hogar.

A continuación te presentamos algunas opciones de leches vegetales, su forma de preparación y sus propiedades:

Leche de almendras

La leche de almendras no solo es rica en potasio, mineral indispensable para el desarrollo del cerebro y los músculos, sino que también es rica en calcio, por lo que es ideal para aquellos en etapa de crecimiento y madres lactantes; además, por su alto contenido de fibra, la leche de almendras es un excelente regulador de nuestro sistema digestivo.

Para preparar un litro de leche de almendras solo necesitas:

  • 1 taza de almendras.
  • 4 tazas de agua.
  • Colador.
  • Licuadora.

El primer paso es dejar remojar las almendras durante toda la noche, de esta manera las almendras estarán suaves y será más fácil pelarlas (aunque lo último es opcional, pues la piel de las almendras es una excelente fuente de fibra); después solo tienes que poner las almendras en la licuadora, junto con las cuatro tazas de agua, y moler por aproximadamente dos minutos. Por último, haz pasar la mezcla por un colador hasta obtener tu leche.

Leche de avena

Esta leche es una de las más populares hoy en día, no solo por su gran sabor y consistencia, sino también por sus grandes beneficios para la salud. Está demostrado que la leche de avena contiene una importante cantidad de vitamina B, la cual es de suma importancia para la protección y desarrollo de nuestro sistema nervioso. Asimismo, la leche de avena también contiene avenina, un alcaloide con efecto calmante; además, esta leche también es depurativa y digestiva, por lo que nos ayuda a mantener una buena salud y un organismo limpio. Finalmente, la avena también nos ayuda a controlar los niveles de azúcar y colesterol en la sangre; y, de acuerdo con estudios recientes en los Estados Unidos, este cereal incluso puede ayudar a prevenir el cáncer.

Para preparar un litro de leche de avena solo necesitas:

  • 1 taza de avena cruda.
  • 3 o 4 tazas de agua (dependiendo de la consistencia que quieras para tu leche).
  • Colador.
  • Licuadora.

Al igual que la leche de almendras, para hacer esta leche solo tienes que dejar remojar la avena durante toda la noche en agua (es importante no omitir este paso o de lo contrario podríamos indigestarnos con la avena). En la mañana siguiente, cuela toda el agua excedente y después coloca la avena y las tazas de agua en la licuadora. Muele todos los ingredientes hasta obtener la consistencia deseada. Por último, haz pasar la mezcla por un colador hasta obtener tu leche. Lo que quede en el colador, no lo tires, puede servirte para hacer unas galletas de avena o incluso te puede funcionar como mascarilla.

Leche de girasol

Esta leche se destaca por ser rica en vitamina E, la cual es esencial para una piel sana; además de que contiene una importante cantidad de minerales como el calcio, potasio, magnesio y fósforo, lo que nos ayuda a tener huesos fuertes y músculos relajados y sanos. Finalmente, la leche de girasol es una excelente fuente de proteínas y ácidos grasos saludables que nos ayudan a reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

Para elaborar un litro de leche de girasol solo necesitas:

  • 1 taza de semillas de girasol crudas.
  • 4 tazas de agua.
  • Colador.
  • Licuadora.

El primer paso es dejar remojar las semillas en agua por un mínimo de ocho horas; después debes colar las semillas para eliminar el exceso de agua. Una vez hecho lo anterior, coloca las semillas junto con las cuatro tazas de agua en la licuadora; muele hasta que se hayan incorporado todos los ingredientes. Una vez que hayas obtenido la consistencia deseada, pasa la mezcla por el colador y listo, tendrás tu deliciosa leche de girasol.

Cabe destacar que todas estas leches pueden ser endulzadas a tu gusto. Si gustas endulzar tus bebidas, puedes agregarles estevia, miel de agave o miel de maple a la hora de moler los ingredientes. También puedes agregar canela o vainilla para darles más sabor. Por último, se recomienda guardar la leche en un recipiente de vidrio en el refrigerador; y no olvides que la vida estimada de estos productos es de 2 a 3 días, así que procura preparar solo la cantidad necesaria.

Ahora que ya conoces otras alternativas a la leche de vaca, no dudes en probarlas y disfrutar de todos sus beneficios. Te sorprenderás con su gran sabor y consistencia. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Acerca de Anabel López Molina

Anabel López Molina
Como escritora, traductora y editora, Anabel ha logrado fusionar su amor por las letras con su convicción de promover y defender los derechos animales. Su visión es promover una dieta vegana como una alternativa más saludable y económica, y con beneficios tanto para el individuo como para la sociedad.