Las verdolagas: delicia saludable

¿Sabías que esta plantita que crece por todos lados, y que a veces se le toma por hierba mala, es una de las plantas más saludables que podemos consumir? Así es, las verdolagas tienen muchísimas propiedades curativas.

Su nombre científico en latín es portulaca oleracea y también se le conoce como “lengua de gato”, por la forma redonda de sus hojas que son de un hermoso verde intenso. Esta planta crece de manera silvestre en muchas partes del mundo como: en México, Australia, algunas regiones de Europa y Asia. La verdolaga crece preferentemente durante la época de calor, y se puede cultivar en huertos y jardines, a la orilla de caminos, en el campo, e incluso, en macetas para tener en la cocina de la casa.

Aunque desde hace mucho tiempo se le reconoce como importante, la mayoría de la gente desconoce la importancia real de esta planta que, por no dejar, ¡es muy sabrosa! Así que, aquí les compartimos algunos de sus beneficios (¡que son muchos!):

  • Vitaminas: A, betacarotenos (posee siete veces más que la zanahoria).
  • Vitaminas: B1, B2, B3, C, E.
  • Posee minerales como potasio, calcio, magnesio, hierro y fósforo.
  • Diversos aminoácidos.

Y no solo esto, las verdolagas son una de las verduras más ricas en omega-3 que se conocen. Con ingerir solo una taza de la planta fresca se puede consumir hasta 400 mg. de este ácido graso esencial para el cuerpo.

También, es buenísima para tratar afecciones de la piel, como heridas, úlceras, comezones, dermatitis, eczemas, hongos, infecciones bacterianas y más problemas cutáneos. Asimismo, ayuda a personas con asma, ya que tiene propiedades broncodilatadoras, es calmante, diurética, beneficiosa para el hígado; y también ayuda al buen funcionamiento del intestino, es refrescante y relajante, y ayuda a estimular el útero.

¿Cómo se recomienda consumir la verdolaga?

 

Toda la planta es comestible, menos sus raíces; pero sus tallos, hojas, flores y semillas se pueden comer crudas en una rica ensalada, en jugos y hasta en guisados, como el famoso platillo mexicano que su salsa está compuesta de tomates verdes, cebolla, ajo y verdolagas. Tiene un sabor suave, ligeramente acidulado y muy sabroso.

También, se pueden hacer infusiones de esta planta para aplicar en la piel cuando se necesita curar alguna afección, o beberla como agua de uso, para ayudar al hígado, a los riñones e intestino a funcionar adecuadamente.

Sin embargo, se recomienda no abusar mucho ya que como las verdolagas, al igual que la remolacha y las espinacas, tienen Ácido Oxálico, que cuando se combina con calcio, pueden llegar a formar piedras en los riñones, y por esta razón, tampoco se le recomienda a personas que padezcan de fuertes problemas de acidez en el estómago, reumas o gota.

De la misma manera, ante la posibilidad de que la verdolaga pudiera provocar contracciones uterinas, algunos especialistas no recomiendan su ingesta durante el embarazo.

Cuando la cocines, es muy recomendable no recalentarla; de preferencia hay que consumirla cruda para el mejor aprovechamiento de todas sus propiedades curativas y saludables.

 

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.