La respiración calma tu mente

Por Alicia Velázquez Berumen

 

Respira profundo y regresa suavemente a ti mismo.
Por momentos, los sonidos externos ensordecen la voz de tu interior.
Respira y regresa a ti, a la fuente de tu poder divino.
Eres un ser grandioso y hermoso.
Jamás te compares con los otros.
Cada quien vive su vida de una forma diferente.
Recuerda que tú eres un ser único y maravilloso.

Atrévete a compartir tu voz, tu expresión…
y a ser tú mismo en esencia y en presencia.
Respira profundo y deja que el viento toque tu instrumento
para que resuene la música de tu alma,
y así escuches tu propio ritmo, danzando en la vida con libertad.

Continúa respirando profundo por tu nariz.
Siente cómo el aire despeja tu pensamiento.
Aquello que te abruma empieza a desprenderse
como las hojas de los árboles en el otoño.
Soltar, soltar, soltar con cada exhalación
hasta vaciarte por completo.
Así despejarás el espacio suficiente
para volver a inspirarte en una nueva creación.

Tomar y soltar.
Palabras que se pronuncian con facilidad, mas implican confiar.
Inhala al tomar y exhala al soltar.
Permite que la respiración despeje tu mente volátil y dispersa.

¿Cómo concentrar tu mente para meditar?

Dirige tu mirada al entrecejo y cierra los ojos. Lleva tu mano derecha a tu nariz y, utilizando tus dedos, alterna cubriendo y descubriendo una y otra fosa nasal hasta que sientas como se destapa por completo tu nariz, permitiendo al aire circular libremente.

Ahora visualiza una esfera azul en tu entrecejo. Siente cómo, con cada inhalación, se expande la esfera azul hasta que cubre toda tu cabeza.

Sigue respirando y siente como inhalas el color azul por tus fosas nasales, y, al exhalar, sale el aire. Mira de qué color es el aire que exhalas. ¿Es acaso de color gris o, de qué color es o lo imaginas que es? Este tono representa tus bloqueos mentales que te impiden  ver con claridad.

Sigue inhalando y exhalando, permite que el oxígeno purifique tu mente hasta que exhales en el mismo tono de color azul que inhalas. Así sabrás que la energía de tu mente se ha despejado.

Ahora, coloca tu mano izquierda sobre tu frente y tu mano derecha por detrás de tu cabeza, sobre tu nuca. Respira varias veces profundamente sintiendo como fluye la energía de tus manos hacia tu cabeza. Ahora colócalas a los lados de la cabeza, por encima de las orejas, y continúa respirando suavemente. Siente como tu mente continúa retomando la claridad.

Por último, pon tu mano derecha sobre tu coronilla y la izquierda sobre tu pecho. Sigue así, respirando profundo, llenándote de paz mental.

Disfruta este estado de relajación y bienestar.

Felicidades, has creado espacio en tu pensamiento. Ahora sí, ya estás listo para inspirarte en tus nuevas creaciones.

 

Alicia Velázquez Berumen
Co-autora del libro DIOSOY: Ser en esencia y en presencia

 

Acerca de Alicia Velázquez Berumen

Alicia Velázquez Berumen
Coautora del libro DIOSOY: Ser en esencia y en presencia. Actualmente imparte sesiones de respiración, sanación y meditación virtuales en todo el mundo a través del proyecto "Meet 2 Breathe" que incluye "Respira México". Es la Representante Nacional en México de la International Breathwork Foundation, Facilitadora Certificada de Transformational Breath, Sanadora graduada en Barbara Brennan School of Healing y Consteladora Familiar. Inició el camino espiritual a partir de 1987 con las enseñanzas de José Luis Villanueva. Maestría en Psicopedagogía y Diplomado en Neuropsicología en la Universidad Anáhuac. Licenciatura en Terapia en Comunicación Humana.