La relación con uno mismo

Por Claudia Sánchez Musi

La relación más importante en esta vida es la relación que tenemos con nosotros mismos. Solemos pensar que si fomentamos el amor y la entrega en nuestras relaciones de pareja, de familia, de amigos, etc., todo marchará bien; sin embargo, lo hacemos, y al final nos queda un vacío en nuestro corazón; un vacío que jamás podrá ser llenado por ninguna otra relación, excepto por la relación que mantengamos con nosotros mismo.

Hoy, te invito a reflexionar: ¿Cómo es tu relación contigo mismo? ¿Cómo te hablas? ¿Cómo te miras? ¿Qué piensas sobre de ti? ¿Cómo eres contigo mismo con respecto a tus errores? Quizá te alagues cuando las cosas salen bien y te castigues cuando cometes un error. Observa qué partes rechazas de ti mismo y qué partes aceptas. ¿Eres amoroso contigo mismo, o demasiado severo en tus juicios? ¿Eres amable contigo mismo? Cuando te miras al espejo, ¿te sonríes?

La forma en como nos relacionamos con nosotros proviene, la mayor parte de las veces, si no es que todas, de la relación con nuestros padres. Su presencia y sus voces de amor-desamor, aprobación-desaprobación, etc., se han quedado grabadas en nuestro inconsciente a tal grado que, cuando nos referimos a nosotros mismo, muchas veces son esas voces las que están hablando. Pero aquí sucede algo de lo cual tenemos que estar muy alerta: se supone que en esta vida no hay amor más grande que el amor que sienten los padres por sus hijos. El niño, vive este amor desde la idealización, pensando que esos seres, que son todos su mundo, son lo mejor que hay, y que, si no es amado por ellos, entonces no es merecedor del amor. Esta es una emoción que se queda grabada en lo más profundo de nuestra alma. Pero hay que recordar que, los padres son seres humanos, y como tal, su amor, por más grande que sea, es humano, imperfecto, con muchos errores. La lógica del niño es: si mis padres, que son los que más me aman en el mundo, me lastiman, eso es lo que merezco. Esta creencia se repite en innumerables ocasiones para ser vista y sanada. Otra creencia que se queda en nuestro interior es la siguiente: si el amor de los padres es el más grande, no habrá nadie que me quera como ellos. Pues resulta que si no te quisieron lo suficiente, te lastimaron y cometieron errores, tú te encargarás, con base en esta creencia, de que nadie te quiera más que ellos, ni siquiera tú mismo. Y aquí vengo a darte una noticia hermosa y esperanzadora: hay aun amor, que no es el amor humano, sino el amor divino, que te acepta y te abraza tal como eres. Ese es el amor que Dios, tu creador, siente por ti. Comienza a mirarte como Dios te mira, con ese amor incondicional.

Claudia Sánchez Musi

Fragmento del libro Pacto de Amor: Cómo construir una pareja saludable de Claudia Sánchez Musi, Ed. Tártaro: México, 2014. Págs. 105-106.

¡Adquiérelo en Amazon o a través de iosoi.la !

Acerca de Claudia Sánchez Musi

Claudia Sánchez Musi
Profunda enamorada del Alma Humana, se gradúa en Piscología Clínica, complementando su preparación académica con una serie de herramientas para la sanación. Se especializa en psicoterapia corporal Integrativa, Psicoterapia Biodinámica Boyesen y Psicología Transpersonal. Desde hace 15 años a la fecha se dedica a la psicoterapia individual y grupal así como a la creación de diversos talleres y seminarios. Impartiendo en la actualidad el seminario “El lenguaje del Alma”. Creadora del Programa terapéutico la medicina del Adiós para acompañar a personas en su proceso de separación. En el camino Transpersonal encuentra la magia y la medicina de la tierra que la lleva a estudiar profundamente los diferentes estados de consciencia y las plantas ancestrales de poder cuyo uso aplicado a la psicoterapia ha dado resultados de transformación profunda y sanación en la psique y el alma humana. Especialista en el sistema homeopático-floral “Plantas ancestrales de poder del México antiguo”. Una de sus pasiones es la escritura, autora del libro Pacto de Amor: como construir una pareja saludable. Actualmente radica en san José del Cabo BCS, entre el mar y el desierto rodeada de magia e inspiración colaborando como columnista en diversas revistas y medios. También es mamá de dos hermosos Soles, curandera de almas, y corazones rotos, temazcalera, y amante de la Vida y de la Naturaleza.