La opinión que más importa es la que tú tienes de ti mismo

Por Luis Montoya Birrueta

 

 

¿Sabrías identificar tu propia voz para escuchar lo que piensas de ti misma, de ti mismo? ¿Consideras que alguna vez has hecho caso a lo que decía tu propia opinión?

 

Cuando nacemos, traemos con nosotros una información genética que determina, de primera mano, nuestros comportamientos tempranos. De ahí que hay bebés más inquietos, otros más tranquilos, otros muy irritables, otros completamente serenos, entre otras formas de ser de esas pequeñas personitas que acaban de llegar a la Tierra.

 

Durante nuestro crecimiento, recibimos y vemos distintas formas de vivir, de acuerdo con las opiniones, experiencias, y creencias que tienen las personas y sociedad que nos están educando para estar en las distintas casas, barrios, ciudades, culturas, países, a los que pertenecemos. Todas estas personas nos irán indicando, de forma verbal o conductual, lo que consideran apropiado, correcto, educado, socialmente aceptado, familiarmente aceptado, culturalmente aceptado; todo eso que se espera de nosotros para poder ser integrados en los sitios en los que nacemos-crecemos-vivimos. Este conjunto de indicaciones, se va registrando en nuestra mente, llegando incluso a modificar nuestro ADN, de acuerdo a los nuevos sistemas de creencias que vamos teniendo a lo largo de nuestras vidas. A su vez, las personas y conductas sociales que nos van educando, han sido programadas (educadas) por otras que les iban indicando lo que era correcto o incorrecto, lo que debería ser, lo que era aceptado, lo que estaba mal, lo que estaba bien, etc.

 

Desafortunadamente, todas estas indicaciones, ya sean transmitidas de forma pacífica o hasta la obligación estricta de ser aceptadas, pertenecen a un sistema que le interesa tener a personas obedientes y educadas, que solo hagan caso y se comporten como al sistema le resulta conveniente. Y cuando han surgido voces que se levantan para intentar hacer caso a su propia voz interior, son rápidamente silenciadas, ya que ponen en peligro a un sistema controlador, manipulador, seductor, que tiene a seres humanos trabajando para él, sin importar los deseos propios de tales humanos; convirtiéndolos en un número más, en un nombre más de una larga lista.

 

Sin embargo, detrás de cada número y nombre que recibe ese ser humano, hay una persona con vida, con sentimientos, con deseos, con ganas de hacer algo distinto, con sueños frustrados, con familia, con ilusiones. Pues esa persona tiene una voz interior que está deseando ser escuchada, para hacer lo que de verdad intenta hacer, mas NO lo que le han dicho que tiene que ser, lo que debería ser, lo que es correcto de lo incorrecto, lo que es aceptado y lo que no es aceptado; y todo eso que se espera de él, de ella, para poder vivir en un sitio llamado Tierra, que da todo absolutamente gratis, solo con un poco de cuidado y cariño hacia ella.

 

Esa voz tuya interior está intentando gritar para que la escuches con fuerza. Esa voz es la opinión que tienes de ti mismo, de ti misma, y es la que te está pidiendo ser escuchada para que la lleves hasta los demás, y que el mundo entero la escuche.

 

Esa es la voz que más importa en tu vida, y te llevará hasta las experiencias que estás deseando tener.

 

Gracias por estar ahí.

Te amo.

 

Luis Montoya Birrueta

“Q-La Vida”

 

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com