La “obligación” de estar bien, el “pecado” de estar mal

Por Bruno Díaz

Una paciente me escribió que se sentía terriblemente mal, que lo había intentado con todas sus fuerzas, pero que aun así se encontraba “bajoneada” y no podía “equilibrarse”. Dicho correo me hizo reflexionar sobre la manera en que, con mucha frecuencia, la presión por “estar bien”, “restablecerse” o “equilibrarse” agrava la situación.

¿Y si aprendiéramos a subir y a bajar e ir haciendo un mapa cada vez que vamos a las alturas o a los abismos? ¿Si nos enseñaran que no hay nada de malo en no “estar bien” todo el tiempo?

Cada vez que subimos o bajamos cambiamos emociones, pensamientos, sentimientos, sensaciones. ¿Y si hiciéramos un mapa de cada viaje y pusiéramos tachuelas en cada segmento para reconocer los cambios?

Tendemos a identificarnos con emociones, pensamientos, sentimientos, sensaciones, pero todo eso es cambiante, así que no podemos ser eso. Ni el éxtasis más hermoso o el abismo más desgarrador permanecen, son viajes que nos muestran diversas alturas del espíritu humano.

Así que, en vez de querer estar bien a toda costa y evitar lo que no nos gusta y buscar sin descanso eso que sí nos gusta, deberíamos mejor aprender a aceptar, observar, a estar con lo que está, tomando nota, dejándonos transformar, para que no nos atrape ni la altura ni la hondura, o lo que es lo mismo, ni la adicción al bienestar o el rechazo al malestar.

Si aprendemos de nuestras lecciones, nos daremos cuenta de que nuestro mapa va cobrando sentido y va modificándose con cada incursión, encontrando aun más matices.

Yo no soy quien para decir qué es la vida, pero veo que el estatismo, el equilibrio, la balanza, se parecen más a la muerte. La vida me parece cambio, multicolor, transformación, manifestación…

Y a ti… ¿qué te parece?

Bruno Díaz

Citas al correo bruno_d77@hotmail.com

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com