La Muerte vista a través de las Constelaciones Familiares

Por Violeta Hernández

 

A menudo, muchos de nosotros no queremos pensar en la muerte pues nos da miedo; la vemos como algo grande y lleno de energía. El gran problema es que muchos ven a la muerte como el final, y ven lo que viene después como una pérdida; de manera que, para muchos, la vida parece ser lo máximo, y por eso hay tantas personas que se aferran a ella por todos los medios posibles, aun después de que su tiempo en este plano ya se ha terminado.

 

Por otro lado, muchos vivos quieren irse con los muertos. En tales casos, cuando los vivos respetan a los muertos, estos vienen a ellos y se muestran simpáticos. Por el contrario, existen muchos otros que piensan que los muertos son desdichados. Ante tal idea podríamos reconfortarnos pensando: “Han llegado y están en paz“, pues solo los vivos aún sufren vicisitudes.

 

Una idea muy difundida entre nosotros es que los muertos han desaparecido: están enterrados y, por lo tanto, han dejan de existir. Sin embargo, Martín Heidegger tiene otras ideas al respecto. El filósofo alemán dice que, de lo oculto surge algo a lo no oculto y, después, vuelve a descender a lo oculto. Es decir, lo oculto está presente aunque no lo podamos ver; no ha desaparecido, solo salió momentáneamente a la luz y luego vuelve a descender.

 

De esta manera, podemos ver que la vida es lo que surge de lo oculto a lo no oculto, y vuelve a descender. Lo realmente grande es lo oculto, lo desconocido. Aquello que está a la luz no es más que algo transitorio y pequeño en comparación del gran misterio de lo que no conocemos.

 

Vemos así que, los muertos están en lo oculto, en el llamado “más allá”; sin embargo, cuando se les permite actuar, salen a lo no oculto, a este plano de la existencia, para ayudarnos a sostener la vida.

 

Es por lo anterior que, quien busca descender a lo oculto antes de tiempo, peca contra este movimiento. Asimismo, quien permanece en la vida más allá de su tiempo, falta contra la corriente que sale a la luz y vuelve a descender.

 

Tanto el abandonar la vida antes de tiempo, como el sujetarse a la vida aunque el tiempo haya terminado, son actitudes que se oponen a la corriente, pues quien se va antes de tiempo desprecia la luz que se le ha otorgado, mientras que, quien se aferra a la vida, intenta inútilmente huir de su propia sombra. Por eso, es importante que los seres humanos entendamos que, una vez terminado nuestro tiempo en esta vida, corresponde soltarse y descender.

 

Como terapeuta me sirvo de la ayuda de los muertos para mantener con vida a los vivos, mientras corresponda y hasta donde tenga el derecho de hacerlo. De igual forma, cuando se muestra que el tiempo se ha consumido, no sujeto a nadie, espero atentamente, pero sin intervenir. No me opongo a los destinos ni a la corriente, como si pudiera o debiera evitar el descenso, sino que estoy en armonía con ellos.

 

 

Para aquellas personas que se sienten irresistiblemente atraída por los muertos, existe un ejercicio muy sencillo y que es de gran ayuda: se les pide que cierren los ojos, que lentamente se centren en su interior y que, después, vayan más allá de ese centro, moviéndose hacia los muertos que les atraen. Una vez ahí, se echan a su lado, esperando que algo les llegue de ellos, sea lo que sea, recibiéndolo en su interior hasta sentirse colmados. Después, nuevamente se ponen en camino para volver de los muertos a los vivos, hasta llegar a su centro, y aún más hacia arriba, para, finalmente, abrir los ojos de nuevo.

Violeta Hernández
Consteladora Familiar

 

Acerca de Violeta Hernández

Violeta Hernández
Hace tres años inicié mi camino como terapeuta y, a la par, inicié mi desarrollo en la técnica de Constelaciones Familiares; esto me cambió la vida, mi forma de mirar el mundo que nos rodea, y lo más importante: es que me enseñó (y me sigue enseñando) a conocerme, a saber quién soy y de dónde vengo. Esto ha modificado mi calidad de vida emocional, y con ello, mi convivir día a día con mi familia y los que me rodean. Para consultas me puedes escribir a violeta.herami@outlook.com o también llamar al teléfono: +52 (55) 73131833 y al whatsapp 52 55660704443