La memoria de “El Todo”

Por Andrea Weitzner

El Banco Psi, como lo denominaban los mayas, donde se encuentra el registro energético de todo, la Memoria de Dios, conocida entre otros como los Registros Akáshicos, es una memoria universal de la existencia, un espacio multidimensional donde se archivan todas las experiencias del alma, incluyendo todos los conocimientos y las experiencias de las vidas pasadas, la vida presente y las futuras. Este sistema de registro en el etérico contiene todas las potencialidades que el alma posee para su evolución en esta y todas sus vidas, así como la historia de cada planeta, sistema solar, todo cuanto existido y existirá. Toda problemática, así como su solución, está archivada en la biblioteca etérica, el Akáshico.

Akáshico, que proviene de Akasa, significa éter, espacio o energía cósmica que penetra en todo el universo, y en el vehículo que transporta el sonido, la luz, la vida. “Nos revela que debajo de la superficie de las apariencias hay un mundo interconectado –“holográficamente informado”− en el cual todas las cosas se encuentran infinitamente entrelazadas y, a través de sus conexiones cósmicas, crean todas las cosas”. (Johannes Uske)

La huella de Dios.

En tu holograma está codificada la base de datos etérea de todas las vidas que has tenido y las que tendrás, tu registro personal en el Akáshico.

En esta vibración, en esta energía y en esta frecuencia está el código genético, tu ADN, que determina dónde nacer, bajo qué influencia estelar, tu entorno familiar, y por supuesto, tu cuerpo, tu vehículo personal para hacer el recorrido en tu personaje actual.

La familia a la que llegamos es todo menos accidente; es el resultado de una suma matemática Perfecta de todas tus experiencias, dando como resultado El ser que eres, con el cuerpo que tienes y con la familia que elegiste.

A través de una introspección a nuestros antepasados descubrimos que hay un sistema de repetición de nombres, fechas, enfermedades, nacimientos, muertes, accidentes, situaciones… como mapas que se recorren y repiten de generación en generación, formando una cadena hereditaria de prisiones.

Una de esas prisiones se llama “exceso de masa corporal”. En realidad, el sobrepeso y obesidad son formas que demuestran todo aquello no digerido en la constelación familiar. Es una forma de tapar, crear una coraza de protección en zonas en donde fueron lastimados nuestros antepasados.

Mediante una indagación a tus ancestros descubrirás que hay una serie de abusos y hambrunas que grabaron en sus códigos genéticos un programa de ahorro. Ese programa está en tu ADN, y tus células lo ejecutan a través de la acumulación de grasa.

Para entender el cuerpo físico, hay que comprender el cuerpo etéreo.

 

*Del libro Metamorfología: La Llave Maestra para moldear tu cuerpo de Andrea Weitzner.

De venta aquí, en diosoy.com

 

Acerca de Andrea Weitzner

Andrea Weitzner
Andrea Weitzner estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana y un Diplomado en Cranfield Inglaterra. "Durante casi una década mi vida estuvo plagada por desórdenes alimenticios. Vencer a mi enfermedad ha sido lo más duro que he tenido que enfrentar, pero en mi búsqueda de la salida literalmente encontré el sentido de la vida." Y a partir de esta experiencia, se dedica a la concientización en servicio de personas con problemas de alimentación. En 2007 fundó la exitosa AW Foundation, implementando programas educativos, terapias y entrenamiento en materia trastornos de la alimentación. (www.desordenesalimenticios.com.mx) Ha escrito muchísimos libros, entre ellos: El camino hacia la recuperación de Anorexia y Bulimia. El A-B-C de los desórdenes alimenticios. Los trastornos alimenticios y relaciones adictivas: cuando amar te destruye. Ayudando a personas con anorexia, bulimia y comer compulsivo. Guía práctica para maestros, terapeutas y médicos. Creando el Cielo en la Tierra. Metamorfología.