La glándula TIMO

La glándula TIMO se encuentra justo en el centro del pecho, detrás del esternón, tiene forma piramidal y forma parte del sistema inmune. Su función es regular y controlar el flujo de la Linfa por todo el cuerpo. A su vez, el Sistema linfático es el encargado de extraer las toxinas y los desechos de las células, y llevarlos a la corriente sanguínea para su depuración. Además, el TIMO también regula el flujo de energía a través del cuerpo al activar medidas correctoras que contrarresten los desbalances energéticos y nos permitan alcanzar un máximo equilibrio de energía corpórea.

            Más allá de lo anterior, se dice que la glándula TIMO es la fuente de energía vital; de hecho, era conocida por los griegos como el “thumus” que significa “alma” o “vida” por situarse muy cerca del corazón, en donde se perciben físicamente las emociones, así como por ser el asiento de la energía vital. Por esto, hoy en día, al TIMO también se le conoce como “la glándula de la felicidad”.

            La importancia del TIMO recae en el hecho de que es un puente entre nuestra mente y nuestro cuerpo. Esta glándula tiene la capacidad de aumentar y disminuir su tamaño según nuestro estado emocional y, como consecuencia, inhibir o estimular sus secreciones. Ya que el TIMO está directamente conectado con los sentidos de la consciencia y el lenguaje, esta glándula suele ser el primer órgano en verse afectado por el estrés, es por esta razón que aquellos que sufren de estrés crónico suelen siempre estar cansados y enfermarse con facilidad, pues su glándula TIMO se disminuye por lo que su sistema linfático es incapaz de depurar su cuerpo de toxinas.

            Afortunadamente, existen maneras de activar y mantener saludable tu TIMO y, por lo tanto, lograr un sistema inmune fuerte y una salud vibrante y positiva. A continuación algunas maneras de activar tu glándula TIMO:

Alimentación

Como siempre, una alimentación balanceada es la clave para la salud, por lo tanto, si quieres reforzar tu TIMO, intenta limitar tu consumo de alimentos inmunoinhibidores, como los azucares refinados y las carnes rojas, que producen toxinas dentro de tu cuerpo y obligan a tu TIMO a trabajar de más. En su lugar, consume más alimentos inmunoestimulantes, como las frutas y las verduras, las semillas, el té verde y el yogurt natural; alimentos que te ayudarán a eliminar los radicales libres y mejorar tu estado de ánimo.

Pensamientos positivos

El TIMO es extremadamente sensible a las emociones positivas como el amor, la compasión y la alegría. Mira a tu alrededor, date cuenta de todo lo bueno que tienes, siéntete agradecida por las personas que te acompañan y te quieren; así como por todas las oportunidades que tienes de sonreír. La clave de un TIMO saludable está en la alegría de vivir. 

Yoga

Existen posturas como la postura de la cobra (Bhujangasana), la postura del puente (setu bandah) y la postura del camello (oustrasana), que ayudan a abrir la región pectoral donde se localiza el TIMO. Además, existen otras posiciones de Yoga que afectan de manera positiva al TIMO y al sistema inmune en general, como la postura de cabeza (sirsasana), la postura de vela (sarvangasana) y la postura pélvica (viparita karani).

Meditación

La meditación no solo nos permite encontrar un equilibrio emocional y la claridad mental, sino que también nos permite aumentar la actividad del hipotálamo o glándula pineal que rige sobre todo el sistema inmune y, por consecuencia, en el TIMO. Mente sana, TIMO sano.

Respiración

Aprender a respirar bien nos ayudará a aumentar el flujo de oxígeno y la circulación de la sangre en el cuerpo, lo que mantendrá fuerte a nuestro sistema inmune, además de que nos ayudará a reducir los efectos negativos del estrés, pues disminuye nuestro ritmo cardiaco y permite la relajación de los músculos.

Pequeños golpes

Algunos expertos recomiendan dar unos pequeños golpes con los nudillos sobre el pecho, zona donde se encuentra el TIMO, siguiendo este ritmo: un golpe fuerte y dos débiles. Mantén este ritmo por un mínimo de 3 y un máximo de 5 minutos; hazlo una vez en la mañana y otra en la noche. Estos golpecitos atraerán la sangre y la energía al TIMO, despertándolo y haciéndolo crecer. Además, también beneficiarán los pulmones, el corazón, los bronquios y la garganta.

Ejercicio físico

Ejercitarse diariamente ayuda a aumentar el flujo del oxígeno y la circulación de la sangre en el cuerpo, lo que mantendrá sano a tu sistema inmune y, en especial, a tu TIMO.

Intenta seguir estas recomendaciones diariamente, ninguna de ellas te tomará mucho tiempo y en breve notarás cómo aumentan tus niveles de energía y tu sensación de bienestar. Tú y tu TIMO lo agradecerán.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la