La fuente y origen de todo. Parte – 5

Por Luis Montoya Birrueta

Haz click aquí para leer el artículo anterior.

Ya hemos ubicado a este Universo material o físico, que es en donde estamos teniendo nuestra experiencia humana; es en donde estamos siendo humanos; y dicho Universo está “flotando” en esa Nada Infinita.

Siempre nos han dicho que el Universo es infinito, y quizá se deba a la inmensidad tan increíble que tiene, pero el Universo material es finito. Lo que tiene infinidad es la Nada Infinita en la que se encuentra, valga la redundancia. Digamos que esta sería el agua de la jarra, aunque esa agua tendría un fin; habría un punto en donde termina. Ahora, digamos que esa agua, es infinita, y que al subdividirse en sí misma, ha creado infinitos escenarios en los que se puede ver reflejada. Digamos que se ha puesto frente a un espejo para poder apreciarse, saber cómo es, y cómo no es; saber de lo que es capaz, y de lo que no es. Bueno, pues en uno de esos charcos, estaríamos nosotros.

Pero, ¿y qué sucede con las otras gotas? ¿Qué pasa con los charcos que también formó el agua? Pues esas otras gotas y charcos, serían todos esos escenarios alternos en los que se puede ver reflejada esa agua. Sigue siendo la misma agua, solo que dividida en sí misma. Sigue siendo la misma fuente. Sigue proviniendo de la misma fuente. Es la misma fuente.

Por lo que nuestra experiencia humana, está formando parte de las ganas de experimentarse esa agua. Podemos decir que somos una parte, y que formamos una parte de la experiencia que quiere tener el agua de sí misma. Las otras partes serían las demás gotas y charcos que formó el agua al derramarse en el suelo; al expandirse en sí misma.

Entonces, tenemos que el Universo que considerábamos infinito, es increíblemente inmenso, pero la parte material o física que lo conforma, es finita; y que, en un punto de dicho Universo, un punto aparentemente insignificante de acuerdo a sus medidas físicas, ahí estamos nosotros; ahí está la Tierra. Pero, a la vez, nosotros mismos somos un Universo inmenso.

¿Qué pensaría una bacteria microscópica de nuestro cuerpo si viera en el sitio en el que se encuentra? Se asombraría por estar en un lugar tan increíblemente grande. Diría que es infinito. Pero ya sabes que nuestro cuerpo humano tiene unas medidas determinadas, es decir, es finito; por lo que todo es inmensamente grande, o increíblemente pequeño, según desde el punto en el que se esté viendo; según desde el punto en el que se esté percibiendo. El Universo material es completamente relativo.

Estamos por entrar a un aspecto más trascendental: el Pensamiento absoluto, aquel que dicta que somos la esencia de absolutamente todo lo que hay y todo lo que tu mente pueda imaginar.

Hablaremos más de ello la próxima vez.

Gracias por estar ahí.

Luis Montoya Birrueta

“Q-La Vida”

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com