La fuente y origen de todo (Parte – 3)

Por Luis Montoya Birrueta

Haz click aquí para leer el artículo anterior.

¿Lograste apartar tu mente para dejarte sentir e imaginar ese punto de energía infinitamente denso suspendido en la nada infinita?

Sé que muchas veces es complicado conseguirlo a la primera, ya que nuestros procesos mentales, que son los mismos que interpretan y crean la realidad que vivimos, están muy acostumbrados a percepciones comunes, es decir, estamos tremendamente habituados a experimentar la vida mediante la información que perciben nuestros cinco sentidos, o los que tengamos disponibles, y solo daremos veracidad a lo que esté dentro de su rango, lo cual quiere decir, que cualquier experiencia o percepción que salga de dicho rango, será interpretada como falsa e inexistente.

Así que estamos anclados a percibir y crear una vida con muchas limitaciones, y estamos dejando de abrir nuestros horizontes, para ir más allá, y cada vez más lejos de lo que nuestros sentidos nos dicen que existe, para que una vez que rompamos nuestra programación mental, nos demos cuenta que había mucho más de lo que nuestros ojos podían ver.

Cuando empecé a romper mis programaciones mentales para abrirme a nuevos universos, al principio, mi mente se resistía y quería mantenerme en las percepciones a las que estaba acostumbrada, pero yo seguía adelante. Muchas veces la ponía en jaque y no entendía nada de la información nueva que llegaba a mí. Hasta que llegaron momentos en lo que hacía algo así como “click” y entonces decía, “¡Ahhhhh! Ahora lo entiendo”. En ese momento había roto un esquema mental limitante para abrirme a un entendimiento más profundo y trascendental.

Te comparto todo esto ya que, tarde o temprano, llegarán esos “clicks” a ti, y entonces verás que había mucho más de lo que tu mente te decía que había.

Todo pasa, y todo llega.

Y es en esas roturas de las limitaciones mentales, que nos podemos permitir entender a ese punto de energía infinitamente denso y vibrando en ultra alta frecuencia. Que siempre ha estado ahí, ya que estaba en el no-tiempo.

Pero a su vez, ese punto de energía es una reducción de frecuencia del Pensamiento Absoluto, que es la fuente y origen de absolutamente todo lo que hay. Digamos que esa energía es una parte en materia del Pensamiento Absoluto. Para entender esto recuerda dejarte llevar por el sentir más que por el razonamiento. No obstante, pongamos un ejemplo para que tu mente entienda:

Imagina una jarra con agua (esta sería el Pensamiento Absoluto [PA], es decir, absolutamente todos los universos, absolutamente toda la energía, absolutamente todo lo que existe o pudiera existir; vibrando en la más alta frecuencia, y esta es el amor). Esta agua (PA), está en la nada infinita que comentamos la vez pasada. Pero no hay nada que le diga que está ahí. Tampoco sabe de lo que es capaz. Necesita un reflejo para verse, para experimentarse, para saber que está ahí y de lo que es capaz. En ese estado, ya es todo, pero necesita dejar de serlo para luego volver a ese estado. Necesita dejar de ser para luego volver a ser. Es decir, Ser-No ser-Ser.

¿Cómo sabrías tus características físicas si no te hubieras visto nunca en un espejo? Quizá te hubieran dicho cómo eres las personas que te rodean. Pero, ¿y si no hubiera nadie?, ¿si no hubiera ningún espejo? Entonces, nunca sabrías cómo eres hasta que algo o alguien reflejara tu imagen.

Así que esa agua (PA) se subdivide en sí misma para ver su imagen, para saber lo que es, para experimentarse dejando de ser, para luego volver a ser. Y se expande en sí misma, que es lo mismo a dejar caer el agua de la jarra al suelo, quedando desparramada, pero ahora subdividida en sí misma. Ahora hay unas gotas por ahí, unos charcos más grandes por allá. Y, si volviéramos a juntar esa agua y la pusiéramos en la jarra, quedaría todo como al principio.

Pues una de las gotas que quedó en el suelo, sería el punto de energía vibrando en ultra alta frecuencia, para luego reducirla hasta la luz-energía condensada, y luego el Big-Bang. Y ahí estamos nosotros en una parte de este universo material.

Hasta ahora tu mente te estará cuestionando todo esto. Dejemos que repose este conocimiento.

Gracias por estar ahí.

“Q-La Vida”

Luis Montoya Birrueta

 

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com