La fuente y origen de todo. Parte – 2

Por Luis Montoya Birrueta

Haz click aquí para leer el artículo anterior.

La vez anterior hablábamos de la importancia de hacer a un lado tu mente racional para que pudieras recibir (recordar) aspectos más trascendentales de la existencia; también te invité a que te dejaras llevar y sintieras una energía inmensamente densa unida en un punto.

Es muy difícil que la mente imagine siquiera tal grado de densidad, pero toda la energía de este universo material que conocemos, toda esa energía manifestada en materia (galaxias, estrellas, gases, radiación, cometas, planetas, polvo, materia oscura, etc.), así como la que no se puede ver, sin que esto indique que no exista, toda esa energía potencial, todo esto, estaba condensado en un punto.

Dicho punto de energía estaba en algo que yo llamo, la Nada Infinita. Se trata de un espacio o zona infinita en la que no hay nada, pero a la vez todo es potencialmente posible. Podemos decir que es un escenario infinito en el que se pueden llevar a cabo absolutamente todo tipo de vivencias, existencias y experiencias. Todo lo que tu mente pueda concebir está siendo creado en el eterno momento del ahora, en algún lugar de esa nada infinita.

Pues en este lugar, de la nada infinita, ha sido creado un gran campo cuántico que luego dará origen a la creación de todas esas galaxias, polvo, soles, etc., en el que se encuentra el universo material que conocemos. Y, en un sitio de ese inmenso, más no infinito universo material, nos encontramos nosotros.

Pongamos un ejemplo para que usemos tu mente de la forma que está acostumbrada y nos ayude a conectar con el sentir que da el recordar esta información.

Imagina una habitación grande. Ahora imagina que no hay nada ahí, pero que a la vez podría haber lo que tú quisieras, quizá pudieras poner una cama, escritorio, armario, buró, computadora, cuadros, lámpara, alguna alfombra, y todo lo que se te ocurriera poner.

Si te das cuenta, esa habitación no tiene nada (en principio), pero podría tener todos esos elementos de forma potencial; pues, dicha habitación sería esa nada infinita.

Recuerda que la habitación ahora es infinita y no hay ningún tipo de pared o puerta que la limite.

Ahora imagina que, en una parte de ahí, es creado un campo cuántico con posibilidades potenciales para formar materia. Es decir, en esa habitación hay una zona en la que se puede materializar energía. Esta zona sería el universo material que conocemos, por lo que podemos decir que el universo no es infinito, y lo que sí es infinito, es esa nada en la que está el universo material que conocemos.

Sé que tu mente te está pidiendo medidas, parámetros, fechas, pesos, etc. Quiere más datos para procesar esta información de la forma en la que está acostumbrada; pero recuerda sentir, más que razonar.

Gracias por estar ahí.

“Q-La Vida”

Luis Montoya Birrueta

 

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com