La experiencia psicológica y crisis espiritual

por Martin Peake

Para explorar la relación entre la experiencia psicológica y la espiritual necesitamos re-imaginar las nociones de “normalidad” o “enfermedad” que dominan en nuestro entendimiento de la vida humana.

El concepto de lo que es “normal” es una construcción cultural, ya que para diferentes culturas existen diferentes tipos de realidades construidas. Cada cultura establece sus rangos de normalidad, a menudo con base en estrategias de sobrevivencia, en íntima relación con el medio ambiente y, más que nada, defensivas, diseñadas para evitar o evadir dificultades o el dolor (principalmente, dolor emocional).

Típicamente, toda característica, actitud y comportamiento diferente y original (único) de un individuo se juzga como a-normal (fuera de lo normal), y existe mucha presión social para conformar a la persona según modelos evidentemente caducos, que impiden la aparición de impulsos creativos en sintonía con la naturaleza que nos rodea.

En la base de las normas sociales, se encuentra el acuerdo de un modo de ser, de ver y de entender las cosas, en otras palabras, un estado de consciencia autorizado; por lo tanto, cuando una persona experimenta un estado de consciencia no ordinario que lo separa del estado considerado aceptable por la “realidad consensual”, se interpreta como algo enfermo, desviado, posiblemente psicótico. Sin embargo, la educación transpersonal, reconoce que el puente entre la vida psicológica y espiritual son los accesos a diferentes estados de consciencia que poco tienen que ver con enfermedad y, más bien, traen balance, equilibrio y flexibilidad a nuestras vidas.

La visión transpersonal nos permite reconocer que no todas las experiencias que involucran la separación de una realidad consensual, a través de experiencias de estados de consciencia más profundos y sutiles e inexplicables, son necesariamente síntoma de una enfermedad.

La palabra transpersonal, literalmente, significa más allá o a través de lo personal, más allá y a través de la historia personal, a través de lo que se experimenta como personal, estamos al alcance de la trascendencia – más allá y a través de la máscara (persona) que viste al espíritu. Con este concepto como base, el modelo transpersonal ofrece es una alternativa a la visión polarizada de normalidad y patología, psicología y espiritualidad, personal y trascendental, pues reconoce que los seres humanos viven dentro de un espectro de consciencia que va desde estados ordinarios (un estado despierto), a estados inconscientes que llamamos sueños, estados profundos de trance, samadhi y estados inducidos por actividades o sustancias que llevan a experiencias de unión y dicha.

Los estados alternos de consciencia no son patologías y son reconocidos por la visión transpersonal como el medio para trascender la vida meramente personal e histórica, reconectando con nuestro ser más auténtico, espiritual y trascendental.

Acerca de Instituto Macuil

Somos un instituto internacional con sede en la Ciudad de México, fundado en 2014 y dedicado a la educación transpersonal. Inspirados por el estudio de la consciencia, la creatividad y psico-espiritualidad, Macuil ofrece programas de formación que inician a sus estudiantes en una travesía experiencial de auto-realización a través de los principales conceptos de la teoría y práctica del abordaje transpersonal.