La dependencia no es amor

La dependencia no es amor

Por Claudia Sánchez Musi
Dos personas se aman solo cuando son capaces de vivir la una sin la otra, pero deciden vivir juntas.
La dependencia es la incapacidad de experimentarte por completo como persona o de funcionar de manera adecuada en tu vida si no estás con el otro.

Son dos los tipos de dependencia. El primero consiste en las necesidades de dependencia, que todos tenemos aunque queramos ocultarlas. Todos deseamos ser cuidados, sentir que somos importantes para otro y ser tomados en cuenta. Sin embargo, cuando tales necesidades se llevan al extremo, se convierten en dependencia y apego, estados que nos alejan de la libertad. Las personas dependientes invierten tanto en intentar ser amadas que no les queda energía alguna para amar. Sienten un gran vacío interior y, en el afán de llenarlo, devoran a la pareja. Al final, nunca lo consiguen y se enredan en un círculo vicioso, dado que nada ni nadie puede satisfacer, y siempre existirá en esta persona la sensación de que algo les falta. La dependencia se origina en la falta de amor; sin embargo, ese amor comienza en uno mismo.

Las personas dependientes pueden llegar a gozar de relaciones duraderas porque, entre otras cosas, intentan que el otro dependa de ellas. Así se establece una relación de mutua dependencia (o codependencia), de la cual ninguno de los dos puede escapar. Esto no significa que haya amor en la relación, todo lo contrario, carece de este sentimiento y, aunque sea duradera, no por eso es plena. De ahí que en ocasiones la dependencia se confunda con el amor, pues es una fuerza que hace que alguien se pegue firmemente a otro.

La dependencia fomenta el infantilismo, no el crecimiento de los miembros de la pareja, y es bastante destructiva en vez de constructiva.

Cuando dos personas se encuentran son dos individuos independientes y separados que deciden compartir una parte de su vida al unirse. No dejan de ser dos para ser uno. Lo importante es mantener la independencia en las relaciones y no presionar al otro. Todos somos absolutamente responsables de nosotros mismos, como consecuencia, libres y autónomos. Para que una pareja esté completa y en continuo desarrollo debe estar formada por dos seres plenos y en crecimiento.

Ser independiente en una relación no significa negar nuestras necesidades y creer que solos podemos hacer todo.

Necesitamos apoyo, cariño, consuelo y amor del otro; tenemos derecho a expresarlo y a pedirlo con el corazón, pero no con demandas o mediante el apego. Todos los extremos terminan por dañarnos. Ser demasiado dependiente termina por ahogar al otro y nos destruye, en tanto ser demasiado independiente nos separa e impide al otro acercarse.

El equilibrio se encuentra en el punto en el que somos felices manteniendo nuestra responsabilidad y autonomía, en donde a la vez podemos expresarnos y recibir, con amor y agradecimiento, lo que necesitamos.

 

Claudia Sánchez Musi
Fragmento de su libro: Pacto de amor: cómo construir una pareja saludable. Págs. 65 – 66.
Si quieres, entra a la tienda y adquiere tu libro

Acerca de Claudia Sánchez Musi

Claudia Sánchez Musi
Profunda enamorada del Alma Humana, se gradúa en Piscología Clínica, complementando su preparación académica con una serie de herramientas para la sanación. Se especializa en psicoterapia corporal Integrativa, Psicoterapia Biodinámica Boyesen y Psicología Transpersonal. Desde hace 15 años a la fecha se dedica a la psicoterapia individual y grupal así como a la creación de diversos talleres y seminarios. Impartiendo en la actualidad el seminario “El lenguaje del Alma”. Creadora del Programa terapéutico la medicina del Adiós para acompañar a personas en su proceso de separación. En el camino Transpersonal encuentra la magia y la medicina de la tierra que la lleva a estudiar profundamente los diferentes estados de consciencia y las plantas ancestrales de poder cuyo uso aplicado a la psicoterapia ha dado resultados de transformación profunda y sanación en la psique y el alma humana. Especialista en el sistema homeopático-floral “Plantas ancestrales de poder del México antiguo”. Una de sus pasiones es la escritura, autora del libro Pacto de Amor: como construir una pareja saludable. Actualmente radica en san José del Cabo BCS, entre el mar y el desierto rodeada de magia e inspiración colaborando como columnista en diversas revistas y medios. También es mamá de dos hermosos Soles, curandera de almas, y corazones rotos, temazcalera, y amante de la Vida y de la Naturaleza.