La clave para cumplir tus propósitos de este año

A todos nos ha pasado, cada Año Nuevo hacemos una lista enorme de propósitos como comenzar una dieta, bajar de peso, comprarse un carro nuevo, etcétera; y año tras año nos prometemos lo mismo y, por una razón o por otra, a lo largo del año en transcurso, olvidamos lo que dijimos y abandonamos la búsqueda de estas metas. Muchos dirán que la razón por la que no cumplimos nuestros propósitos es por falta de fuerza de voluntad, pero, en la mayoría de los casos, la razón de este “fallo” es simplemente porque nos proponemos metas que realmente no deseamos.

 

La clave para alcanzar nuestras metas es realmente desear aquello que nos proponemos. Si comenzaste el año con la firme intención de ponerte a dieta, pero la sola idea de dejar de comer aquello que te gusta te pone triste, lo más probable es que tu dieta ni siquiera comience. porque no existe en ti el verdadero deseo de hacerlo; además, lo más probable es que la idea haya surgido a partir de la presión social; por lo tanto, el ponerse a dieta no fue tu meta, fue de alguien más, y entonces, ¿por qué pasar tantas molestias para cumplir el deseo de alguien más? En cambio, si en ti existe una verdadera convicción de cambiar la manera en la que comes porque quieres mejorar tu salud, porque has notado que comer bien te hace sentir mejor, o por la razón que realmente te mueva, tu cambio de dieta, por muy difícil que parezca, se volverá mucho más fácil, pues todo el trabajo por el que pases te beneficiará a ti de una manera profunda (más allá del evidente cambio en tu físico) y ese beneficio generará el sentimiento de satisfacción que te motivará a seguir adelante.

 

 El deseo es un poderoso motor para nuestra vida diaria; sin embargo, es difícil distinguir entre lo que realmente deseamos y lo que nos han hecho creer que deseamos. Para descubrir la diferencia puedes realizar un pequeño ejercicio: piensa cuáles de tus propósitos para este año serán los más difíciles de cumplir y haz una lista; en otra lista escribe cuáles crees que sean los que te causen una mayor satisfacción cuando los veas realizados; ahora observa. y si no coinciden la una con la otra dentro de las primeras tres líneas, lo más probable es que el contenido de la primera lista sea resultado de las ideas que se te han impuesto y no de lo que tú realmente deseas.

 

Para este año que recién comienza, te invito a que reflexiones sobre lo que realmente deseas lograr a lo largo del año. No sientas presión pensando en la “relevancia” de tus propósitos, el deseo de comenzar tu propia empresa es tan valioso como el deseo de dejarte crecer el cabello; lo importante es aprender a escuchar lo que tu ser te está pidiendo que hagas. De esta manera, una vez que descubras lo que realmente deseas, podrás centrarte en cumplir tus verdaderos propósitos, los que realmente te beneficiarán, y dejarás de desperdiciar tu energía en aquellos que sabes que a la larga terminarás abandonando.

 

Piénsalo, reflexiona y ve a conseguir todo lo que te propongas. Año nuevo, vibra nueva.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.