Hoy

Por Carlos Piñeiro

 

Después de tantos años de lecturas, meditaciones, cursos, diplomados, más meditaciones, meditaciones y, ¡ah, lo olvidaba!, meditaciones; he llegado a entender las maravillas del universo ,y sobre todo, a vivirlas ahora como son, cuando deben ser y con quien tienen que ser; de acuerdo al momento, ya que todo lo que sucede es, porque así ES, y no existe otra forma de hacerlo, hasta que sabes que hay otra.

 

De esta manera, descubrí que, aunque soy un ser de luz, como todos nosotros, estoy viviendo una experiencia en la Tierra, y que necesito mi cuerpo para estar aquí presente y materializar el amor del universo a través de mí. ¡Uffffff, qué bello!

 

Jamás me había sentido con tanta responsabilidad y esto me emociona, día con día, y me llena de energía. Jamás había sentido tanta gratitud en mi vida porque esto es impresionante. No cabe en mi cuerpo tanto que siento.

 

Este 2017 es mi nacer total.

Ya no es renacer, simplemente SOY.

 

Dejé a mi otro yo en el 2016, claro que aún no lo suelto del todo, pues estoy por encontrar un balance perfecto para mí, pero hoy puedo decir que simplemente SOY y solo quiero SER.

 

Por eso ahora estudio nutrición, veganismo y trofología; ciencias que se dedican a saber cómo funciona nuestro cuerpo correctamente, lo que hay que darle, en términos de conocer los nutrientes necesarios para nuestro organismo y, ¡vaya que yo lo he probado todo!

Ahora lo veo, lo sé y lo SIENTO y, todo lo que hago, tiene mucho significado y sentido; me hace experimentar la vida, y por ello, agradecer, amar y reír; así como saber que siempre estoy acompañado, guiado y amado; que nada me falta, que todo está ahí, que todo se da; que venimos a gozar en vez de sufrir. Y también creo que, alcanzar un grado alto de sufrimiento en tu experiencia humana, sí ayuda; ayuda a rendirte y decir “ya no puedo más”; ayuda a despertar de esa pesadilla que uno mismo se genera por no ser humilde y no dejarse guiar por el AMOR.

 

Y fue, precisamente, ese momento donde:

O me moría.

O me rendía.

Y aferrado a la persona que creía que debía ser, me morí; pero yo no quería aún irme. No era mi momento, lo sabía, lo sentía. Algo pasó durante esos cinco días de inconsciencia en los que estuve en el hospital y los otros 12 días semi-inconsciente, donde mi mamá decía que sentía cómo entraba y salía de mi cuerpo, día con día… Pareciera como si me hubieran codificado nueva información y descodificado otra, la viejita.

 

Volví a nacer.

Vi la Luz al despertar: mi madre.

Y supe en ese momento que NADA iba a ser igual, que todo iba a re-evolucionar y que el poder del Amor se está manifestando a través de mí, porque diario es lo único que pido:

Servir al Amor.

Compartir el Amor y gozar de la vida con honestidad.

Ahí voy.

 

Sin embargo, sé que desperté a lo que nos pide nuestro Padre y nuestra Madre: al AMOR.

 

Así que hoy te pregunto:

¿A qué crees tú que se deba el hecho de que sigas sufriendo y sigas decidiendo llorar, ser violento y agresivo?

¿A no perdonar y a tener que ocultarte de tu verdadero SER?

¿A vivir con miedo y vivir la vida de otros?

 

¡Que tu despertar sea bello y tus ojos, por fin, puedan dejarte ver lo maravilloso que es esta vida. Que tu cuerpo, tu mente y tu espíritu se conecten para que puedas VIVIR la plenitud.

 

Bendiciones y ¡¡¡feliz 2017!!!

 

 

Carlos Piñeiro

Acerca de Carlos Piñeiro

Carlos Piñeiro
Soy actor-terapeuta-conductor-conferencista-vegano promovedor del empoderamiento del Ser y del veganismo a través de conferencias. Me puedes contactar a través de mis redes sociales: https://www.facebook.com/litosuniverse/ https://www.facebook.com/rosamaekitchen/