Energías de Ascención: Finales de abril, 2019.

Por Alana Messineo

Abril está siendo un mes de sorpresas.
Con Urano en cazimi surge la necesidad de hacer fuertes elecciones hacia el cambio. Estas decisiones son necesarias y desafiantes, porque han de apoyarse en la imagen más alta que tenemos de nosotros mismos, de cara, a una mayor libertad y autonomía.

El proceso ascensional del Sistema Solar y la posición de Gaia en su camino hacia el Centro, sigue disolviendo estructuras que caen, dando nacimiento a nuevas, todo en simultaneidad.
Se abre una temporada de retrógrados, Plutón y Saturno se unen el Nodo Sur en Capricornio generando una nueva purga individual y colectiva. El Cielo muestra nuestra decisión evolutiva de catapultarnos hacia lo más puro de nosotros mismos.

El Nodo Sur en Capricornio es como un portal por el cual puede que regresen memorias, eventos y seres del pasado.
Esto ocurre también a nivel colectivo, el inconsciente colectivo enterró traumas profundos, generados por consensos de profunda dualidad. Entran ahora por el Nodo Sur y desafían todo lo que hasta ahora ha evolucionado.

A nivel individual, seres o eventos del pasado pueden venir en cuerpo físico o en los planos internos, por ejemplo, a través de los sueños. Este peso del pasado blindado viene para completar y liberar lo que estaba pendiente. Es posible que aparezcan los miedos, memorias y almas a las que habíamos excluido, cercenando una parte de nosotros mismos. Puede que se trate de relaciones de las que hemos tenido que apartarnos porque nuestros contratos de alma eran muy dolorosos. Tuvimos que poner entre paréntesis memorias, personajes de nuestra historia conectados con el dolor y la herida. Son esas relaciones muy cercanas, familiares o de pareja, con respecto a las cuales muchas veces nos hemos dicho: “ya no siento nada”.

Ahora vienen, como un sentimiento, como una memoria que nos asalta sin explicación en cualquier momento del día, para darnos la posibilidad de INCLUIR lo que habíamos descartado, pero abordado desde un nuevo espacio de consciencia.
Vienen como elemento de reflejo, para dejar atrás la creencia en la víctima, en el rival, en el miedo al enemigo. Vienen para dejar atrás el resentimiento por no haber podido hacer justicia, o la vergüenza por no haber sabido enfrentar al atacante. Fantasmas del pasado, tanto en lo individual como en lo colectivo que, únicamente pueden conjurarse, primero SINTIENDO, luego pidiendo COMPRENDER, y solo entonces TRASCENDIENDO, de modo que lo que estaba desmembrado en nosotros pueda re-integrarse, hacerse Uno, porque así lo estamos eligiendo. A través de este Nodo Sur, emparedado entre dos de los grandes, Saturno y Plutón, vienen las partes nuestras que ya están listas para la redención y por tanto, para la liberación e integración en nuestro proceso de vida.

¿Qué estamos limpiando?… Limpiamos la dureza, la obsesión por el logro, la frialdad, la severidad para con nosotros y nuestros semejantes. Limpiamos el blindaje del corazón. Y limpiamos cualquier tendencia a una doble vida.

La Luna Llena exaltó la posibilidad de ver nuestros mecanismos de proyección: lo que vemos ahí afuera son partes que hemos negado, ya sea porque las hemos juzgado negativamente y no hemos podido integrarlas, o bien porque nos sentimos víctimas de ellas. Sea como sea, tenemos una resonancia con eso que vemos ahí fuera, en el Otro. El Espíritu viene a presentarnos estos fantasmas para que logremos salir de la polaridad del “nosotros o ellos”, de la dualidad de “ellos contra nosotros”. Estamos siendo enfrentados a una fuerte dualidad justamente para poder superarla.

Este aluvión de elementos que entra por el portal del Nodo Sur, si somos valientes y nos disponemos a mirar, nos desafía a alcanzar comprensión e incondicionalidad con nuestra energía y con todo lo vivido. Aunque nos hayamos equivocado, ahora tenemos la oportunidad de corregir, perdonar y reconocer dónde hemos obrado desde nuestro blindaje, fuera de coherencia, fuera de comprensión y compasión. 

La fórmula para estos tiempos de repaso y ruptura de cadenas es PEDIR COMPRENDER. Comprender cómo, eso que nos polariza, se inserta en un equilibrio que no habíamos visto hasta ahora y que, compasivamente, está trabajando para nuestra libertad y nuestro progreso.

Paralelamente a todo este movimiento del cuerpo de temor y de dolor, nos vemos inmersos, bañados, en increíbles corrientes, maravillosos encadenamientos de sincronicidades. Cada día, para los que estamos embarcados en crecer en consciencia, se hace más patente que estamos sostenidos en una Corriente Sabia que nos conoce, nos alimenta y nos impulsa a Ser lo que soñamos. A través del alineamiento diario adquirimos comprensión, y esta, a su vez, incrementa la Auto-Estima. Nos vamos percibiendo como Amor, que es lo mismo que decir que nos vamos haciendo Uno con la Fuente de la que somos pura emanación. Las mareas emocionales, dolores en el centro del pecho y el agotamiento que viene después de la purga, nos conducen sin embargo a un nuevo espacio de soberanía.

Se producen actualizaciones permanentes de nuestro sistema de energía.
Ya no somos la semilla del loto bajo el agua que necesita hacer un gran esfuerzo para conectarse con algo ajeno al que llama su Yo Superior, ahí arriba.
Cada día SOMOS eso con más claridad, nos unificamos con aspectos multidimensionales más amorosos e inteligentes de nosotros mismos.
Una vez, la Abuela Margarita dijo: “cuando quiero saber algo, me lo pregunto a mí misma”.
Ahora sabemos que es más sencillo y directo preguntar, y pedir claridad a los aspectos más extendidos de nosotros mismos. Tenemos manifestaciones en cada dimensión, y estamos comenzando a acceder a ellas, si somos consecuentes en tomar nuestra hora de poder y sostener la práctica de salir del sillón.

Esta última Luna ha generado un Gran Cuadrado Cardinal, y hay una porción de esa configuración que pasa desapercibida: el Nodo Norte en Cáncer.

Personalmente, mirando los fuegos de Notre Dame, y enfocada hacia el Nodo Norte en Cáncer, me he preguntado:

¿Qué entiendo por lo Divino Femenino?
¿Quién es, dentro de mí, la Dama que viene a renacer de las cenizas? ¿Cómo me erijo en parte activa de la magia que protege las abejas del planeta, y, con ellas, a toda vida?
¿Qué imagen tengo de lo Femenino, de su esencia, de su tarea y de su impacto en el planeta?
¿Cómo lo vivo, cómo lo expreso personalmente en cada acción, en cada respuesta que doy a los otros y a la vida?

Meditando en esto, una serie de respuestas que he dado a la vida se han tornado nuevas, frescas y llenas de sentido.
¿Tienes respuestas para estas preguntas?…
Si te ha sido útil este artículo, vuelve al PORTAL DE ALANA en Facebook, añade tu Me Gusta, y Comparte tu sentir sobre cómo sientes lo Femenino que está renaciendo en ti. Gracias.
Alana Messineo

Reporte de Energías por Alana Messineo.
Facebook: PORTAL DE ALANA.
Web: elportaldealana.com

Acerca de Alana Messineo

Alana Messineo
Terapeuta. Astróloga de potenciación. Generadora de transformación en servicio a la Creación y a la Nueva Tierra. Iniciadora en múltiples tecnologías de la consciencia. Canal de energías de alta frecuencia. Creadora de un sistema de despertar de la Energía Femenina, llamado DanzaGracia: los Trece Movimientos de la Mujer Radiante. Creadora de la terapia de Desprogramación Neuronal. Formada personalmente, a lo largo de sus 32 años de residencia en Barcelona, por Eckhart Tolle, Sondra Rey, Masaru Emoto, Ramtha, Steve Rother, Marina Borrusso, Leonard Orr, y Phill Laut. Actualmente reside en Argentina, su país de origen, y viaja impartiendo talleres que facilitan el logro en las metas concretas de vida, en base a la fusión con la Fuente y la elevación de frecuencias individuales y colectivas.