¿En realidad necesitamos todo esto para vivir?

Por Luis Montoya Birrueta

¿O nos han seducido para que llenemos vacíos emocionales con tantos sabores y hermosos colores?

Estamos tan acostumbrados a ver una grandísima variedad de productos alimenticios en los supermercados y grandes superficies, tales como galletas de mil marcas, sabores, colores, formas. Si llegamos a los jugos, sucede lo mismo, nos encontramos con muchas marcas, colores, tamaños, sabores. Para la leche otro tanto de lo mismo y, dicho sea de paso, está demostrado que no es necesaria para nosotros una vez que dejamos de ser amamantados.

Muchísimas variedades de pan, latas de todo, conservas, fruta, verduras, embutidos, quesos, yogures, mantequillas, pizzas, productos congelados, y un larguísimo etcétera. Eso sin mencionar todos los otros productos de higiene, limpieza, vestido, hogar…

¿Pero, es realmente necesaria toda esa comida? ¿Alguna vez te has parado en medio de los pasillos de tales supermercados a ver todos los productos que hay?

Si supiéramos lo que necesita nuestro cuerpo para funcionar y fuéramos conscientes de ello, veríamos que mucho más de la mitad de los productos que hay… no son necesarios en lo absoluto.

Hemos sido seducidos para que llenemos vacíos emocionales mediante la ingesta de comida con preciosos colores, deliciosos sabores artificiales, mordidas perfectas que se ajustan a nuestra boca, presentaciones que nos facilitan su consumo. Estamos tan acostumbrados a ello, que ni siquiera nos damos cuenta de tal engaño.

En lugar de eso, cada vez compramos más y más comida; cada vez comemos más hasta que el estómago queda por encima de su capacidad. Hacemos concursos para ver quién come más…

Siempre hay de todo en todo momento, y prácticamente en cualquier lugar. Pero todo eso no es necesario. El cuerpo funciona con muy poco, y es tan noble, que procesa con su máximo esfuerzo todo lo que le metemos. Incluso hemos llegado a dejar de escuchar lo que nos dice que necesita.

Te invito a que, la próxima vez que vayas a un supermercado o grandes superficies comerciales, veas todos los productos que están a la venta, y reflexiones si de verdad son necesarios. Pero cuidado con la voz que pueda venir junto con los antojos. Y luego acude a un mercado o tienda pequeña del vecindario, y ve la gran diferencia que hay.

Gracias por estar ahí.

Te amo.

“Q-La Vida”
Luis Montoya Birrueta

Próximo mayo cursos impartidos por Luis en la Ciudad de México:

06 Mayo  Prosperidad y abundancia
07 Mayo  Ríete de tus miedos
13 Mayo  Tantra-Tu sexualidad sagrada

Informes al whatsapp 5585817930

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com