El veganismo no es una dieta, es una lucha

Por Anabel López Molina

Así es, el veganismo no es una dieta, tampoco es una religión y mucho menos una moda. El veganismo es una filosofía de vida y, para muchos, es una lucha contra la discriminación y la opresión.

Lo anterior puede sonar extremista para algunas personas, pero, en realidad, la base del veganismo es simple y clara: evitar el sufrimiento animal. El problema es que el sufrimiento al que hemos sometido los seres humanos a los animales tiene origen en nuestra visión especista del mundo.

De alguna manera, los seres humanos nos hemos metido en la cabeza la idea de que los animales nos pertenecen, que están en este planeta para nuestro uso y consumo, sin importar lo que ellos puedan sentir; y, a pesar de múltiples informes y estudios que demuestran que los animales sienten dolor físico y emocional, justo como los seres humanos, nos hemos escondido detrás de ideas y concepciones absurdas sobre lo que es “natural” o no, y es así como llegamos a excusas como “está bien tomar leche de vaca porque es natural”, “las vacas no tienen otra función en este planeta más que alimentar a los seres humanos”. Pero, yo les pregunto, ¿qué existe de “natural” en la producción industrial de leche de vaca? ¿Qué hay de natural en la agricultura industrial? La respuesta es: nada. La manera en la que los humanos hemos industrializado a los animales no tiene nada de natural, así como no hay nada de natural en las corridas de toros, las peleas de gallos, las pruebas en animales, etc.

La cruda realidad es que la raza humana ha convertido a los animales en un objeto, de la misma manera en la que muchas sociedades hicieron de otros seres humanos: un objeto. Así es, el especismo es igual de peligroso que el racismo y el sexismo, de hecho, van de la mano, pues suelen manifestarse con los mismos patrones de opresión y dominación que abren paso a la desigualdad entre los seres humanos y no humanos.

 

Y es así como el veganismo se manifiesta como una lucha, pues, como menciona Catia Faria, doctora en filosofía moral por la Universitat Pompeu Fabra y miembro del consejo científico del Centro de Ética Animal de la Universitat Pompeu, “solo hay una lucha: aquella que busca un mundo más justo para todos los seres que pueden sufrir y disfrutar de sus vidas, más allá de su especie y de otros factores irrelevantes como el género”.

Y tú, ¿te unes a la lucha?

Anabel López Molina

Acerca de Anabel López Molina

Anabel López Molina
Como escritora, traductora y editora, Anabel ha logrado fusionar su amor por las letras con su convicción de promover y defender los derechos animales. Su visión es promover una dieta vegana como una alternativa más saludable y económica, y con beneficios tanto para el individuo como para la sociedad.