El sanador herido

Por Susana Gracida

Recordando el mito de Quirón, el “sanador herido”, quien, lesionado por un accidente y, debido a su inmortalidad, sin poder morir, quedó condenado a sufrir una dolorosa herida por toda la eternidad; por lo que, sin tener éxito, dedicó su vida a buscar una cura para sanar. Sin embargo, con cada una de estas búsquedas, Quiron sumaba métodos de curación, lo que lo llevó a convertirse en un gran sabio en el arte de sanar: experimentó con cada cosa que existía, tanto en el cielo como en la tierra, con el fin de conseguir la cura, sin nunca conseguir una para sí mismo, pero logrando compartir estos métodos con la humanidad, dioses y semidioses.

Este es el caso de muchos sanadores que pasan por situaciones límites para poder encontrar, primero, una cura para ellos mismos, y después, poder compartirla con el mundo.

Eso es lo que tienen en común Vicky Wall, Louise Hay y el Dr. Ryke Geerd Hamer, personas como todos nosotros que sobrevivieron a enfermedades creadas en sus cuerpos, y que lograron superar al crear nuevas técnicas de sanación que ahora comparten con el resto de la humanidad.

Por un lado, tenemos la historia de vida de Louise Hay, escritora del libro Sane su cuerpo, considerado como uno de los más conocidos diccionarios de enfermedades y emociones. La difícil historia de Hay comenzó cuando sus padres se divorciaron cuando ella apenas contaba con un año y medio de edad; después, fue violada por un vecino a los cinco años, y a los 10 años fue maltratada por su padrastro y abusada sexualmente. Todo esto fue la semilla que hizo que fuera desarrollando cáncer de útero. Cuando Louise se enteró de ello, entró en el pánico inicial esperado. Poco después se dio cuenta de que el cáncer solo era la manifestación externa de un profundo resentimiento que “devoraba” su cuerpo; así que decidió no operarse ni someterse a ningún tratamiento médico, y convenció a su doctor para posponer la operación durante tres meses (como era de esperarse, su doctor accedió dudoso). Durante su enfermedad, Louise se sometió a varias terapias, entre ellas reflexología, terapia del colon, también hizo una dieta específica para limpiar el organismo de todas las toxinas por la mala alimentación que llevaba, y finalmente, acudió a un psicoterapeuta especialista para poder expresar y liberar la rabia. Durante su terapia, Louise trabajó mucho con sus padres para poder entender la vida que ellos llevaban y logró, por fin, sentir compasión. Finalmente, todo el trabajo realizado, interno y externo, la llevó a sobrevivir a este cáncer.

Vicky Wall, creadora de la técnica de sanación “aura soma”, (método vibracional energético basado en la frecuencia del color, extractos de plantas y su influencia en el cuerpo), fue la séptima hija de un séptimo hijo, y poseía la capacidad de la clarividencia desde su niñez, lo que le permitía ver los colores de las auras. Cuando Wall se enteró de que podía perder la vista, su primera reacción fue de angustia, ya que la técnica que estaba desarrollando se basaba en gran parte en poder ver los colores. Por esta razón, Wall se fue a vivir a un lugar muy tranquilo para intentar evitar quedar ciega. No lo logró. Cuando Wall perdió la vista por completo se dio cuenta de que tenía una diferente “visión”: ahora podía ver cómo los colores se entremezclaban con la energía de sus clientes y su propia cromática energética. Fue así como Vicky Wall llegó a desarrollar su técnica de manera mucho más profunda.

La historia del Dr. Ryke Geerd Hamer no es menos dramática: doctor alemán con oficina en Roma, Italia, a quien se le informó que su hijo Dirk, de 17 años, había sido baleado durante unas vacaciones en el Mediterráneo. Tres meses más tarde, Dirk murió, y poco después, el Dr. Hamer, quien había sido una persona sana durante toda su vida, descubrió que sufría de un cáncer testicular. Asimismo, su esposa desarrolló cáncer de mama. El Dr. Hamer sospechaba que esto no era mera coincidencia, así que decidió investigar las historias personales de los pacientes de cáncer, para ver si es que habían sufrido algún choque conflictivo, angustia o trauma anteriormente a su enfermedad.

Con el tiempo, y tras intensa investigación con miles de pacientes, el Dr. Hamer finalmente consiguió demostrar que la enfermedad puede ser causada por un choque emocional no esperado. Él nos dice que el cáncer es una respuesta biológica especial a una situación insólita, y cuando la situación de ‘shock’ se resuelve, el cuerpo se apresa para volver a lo normal. Con base en todos sus estudios, Hammer desarrolló lo que ahora se conoce como la “Nueva Medicina Germánica del Dr. Hammer”; con la que se propone que las enfermedades tienen pleno sentido biológico y no son solo errores de la naturaleza. De hecho, dice Hammer, la enfermedad es una oportunidad para sanar la emoción que se quedó ahí atorada.

Estos tres representantes, entre muchos otros más, nos dejan claro que somos un todo, que lo primero que se enferma es la emoción, y que esta se manifiesta en lo más denso que es nuestro cuerpo físico, y lo hace para que tomemos consciencia de lo que debemos limpiar, sanar y trascender.

La enfermedad nos hace sinceros, todo lo que callamos en nuestra vida, el cuerpo nos lo grita.

 

El poder ver a la enfermedad desde este ángulo nos brinda la oportunidad de aprender a hacer las cosas de otra manera, nos da un respiro y, en definitiva, es una ocasión de crecimiento.

Cada uno de nuestros órganos nos habla, nos cuenta la historia de nuestro camino. Nuestro cuerpo, con nuestros kilos de más o nuestras flacuras, nos dice de qué y en dónde nos estamos protegiendo; de dónde no nos sentimos sostenidos; cómo nos paramos ante la vida, ante lo femenino, ante lo masculino, ante nuestro padre o nuestra madre, ante el amor, la vida y la muerte.

Somos un todo: cuerpo, mente y espíritu en constante danza. El poder entenderlo por completo nos dará una visión holística de nuestra vida, lo que nos permitirá resolver los temas que no han sido liberados.

Susana Gracida

Si vives en la Ciudad de México, te invitamos a participar del Diplomado: Emociones y enfermedades: caminos para trascender el síntoma. Impartido por Susana Gracida. Whatsapp 5569621818

diplom-emo

Acerca de Susana Gracida

Susana Gracida
Estudié comunicación y relaciones públicas, y la maestría en psicoterapia Gestalt. Doy clases de desarrollo humano e inteligencia emocional para diferentes instituciones como Seguridad Pública, Instituto Politécnico Nacional, PEMEX entre otras. Soy terapeuta holística, así que manejo diversas técnicas como: Cromoterapia, Flores de Bach, Aromaterapia, Cuencos Tibetanos, EMF, EFT, Thetahealing, Masaje Atlante, Cristales de Cuarzo... Todas estas las agrupo en una técnica que llamo "Terapia Bio-psicoenergética" y he creado una técnica para reconectar con la fuerza femenina. Asimismo, escribí un pequeño manual de trabajo personal llamado “Liberaciones”, del cual imparto un curso cada 3 meses. También estoy compartiendo al mundo un Oráculo Alquímico.