El sabio Marichi

Por Anna Vega

Muchas de las Asanas reciben su nombre provenientes de héroes o dioses, una de ellas es  la famosa postura que conocemos como “Marichyasana”.

Te cuento brevemente la historia…

Brahma, el dios responsable de la creación del universo según la religión hindú y parte de la trilogía de dioses, después de haber creado el cielo y la tierra, da vida a siete hijos llamados Mansaputras, uno de ellos es Marichi.

Marichi significa “rayo de luz”, ya sea del sol o de la luna y, se dice que, es el jefe de los Maruts, “los que brillan”.

Un día Marichi fue al bosque a recolectar madera y flores regresando a casa exhausto. Llamó a su mujer y le pidió que le lavara los pies. Tan pronto su esposa comenzó a lavarle los pies, llegó Brahma. La esposa no supo qué hacer, si seguir lavando los pies de su esposo o atender a la visita, quien era, nada más y nada menos que, el padre de su esposo, el dios creador.

Ella eligió atender al visitante, ante lo cual, su esposo enfureció. Marichi entonces le hizo un hechizo y la convirtió en piedra. Ella, naturalmente estaba molesta y desconsolada por la injusticia cometida y empezó a meditar durante muchos años. Vishnu, otro de los dioses de la trilogía, encargado de mantener lo creado, impresionado por la devoción de esta mujer, se acercó a ella para concederle un deseo. Todo lo que ella quería era que aquel hechizo terminara. Desafortunadamente, Marichi era tan poderoso que aquel encanto no podía deshacerse. De esta forma, ella, se quedó convertida en una piedra sagrada, deseada por todos los dioses.

Me gustan estas historias porque siempre hay desenlaces inesperados; si nos detenemos a pensar en cómo es la postura de yoga, llamada Marychyasana, una torsión para eliminar toxinas y dar un masaje a los órganos, la postura, definitivamente, evoca a una estatua de piedra en meditación.

Namasté 

Anna Vega
www.karussayoga.com

Acerca de Karussa Yoga

Karussa Yoga
Directora de Karussa Yoga. Maestra certificada por el centro Yoga Espacio. Impartiendo clases desde 2011 en México D.F., Puebla y Querétaro. "Que la inteligencia de la cabeza, se conecte con la sabiduría del corazón" Namaste