El rompecabezas de la Vida después de la Vida

Por Lourdes Plata

¿Qué tanto se sabe acerca de lo que hay después de la muerte? ¿Tenemos ya un panorama claro que nos pueda permitir hablar de este tema con certeza? ¿Una certeza tal que nos permita, llegado el momento, hacer tranquilos las maletas y dejar en orden “las cuentas”, como cuando uno se va a un viaje largo?

El tema es fascinante cuando hacemos de lado la angustia existencial que nos provoca observar el fenómeno (¿o debería decir, “el hecho”, “el misterio”, “el enigma”?) de la supervivencia de la consciencia, y cuando hacemos de lado dogmas y creencias impuestas, para buscar, detenidamente, nuestras propias respuestas.

El ser humano que de verdad quiere descubrir lo que hay más allá de la vida física, queda en medio de un fuego cruzado: por un lado, la ciencia tacha de superstición cualquier suposición de que hay vida después de la muerte; y, por otro lado, las religiones occidentales la atacan por cuestionar temas que se deberían de aceptar solamente por dogma de fe. El resultado es que, al final de su vida, las personas no se han preparado para vivir la muerte y van hacia ella a ciegas, cargados de miedo e incertidumbre.

Para todo viaje hay que prepararse un poco, hay que informarse acerca del lugar, o platicar con quienes ya han ido, e inclusive intentar aprender algo de quienes viven ahí. Entre más sabemos del lugar y del viaje, mejor podremos escoger el equipaje, menos temor sentiremos y más se podrá disfrutar.

Entonces, ¿quién nos va a dar información acerca de este Gran Viaje? ¿Quién tiene los mapas?

De hecho, más que mapas completos, creo que tenemos un rompecabezas gigante, armado por zonas, con algunas áreas muy claras y otras a medio armar. Sin embargo, este mapa-rompecabezas no va mal, se ha ido construyendo con mucha información consistente y confiable, que nos ha permitido asomarnos a ese nuevo territorio que llamamos “muerte”.

Nuestros primeros informantes son los que van y vuelven, los que nos han descrito a detalle el umbral del nuevo territorio. Me refiero a quienes han sobrevivido a muertes clínicas, o experiencias de muerte inminente (near-death experiences). Ellos se han dado paseos de minutos y hasta de horas.

Existen casos extraordinarios, como el de George Rodonaia quien, tras ser asesinado por la KGB, estuvo tres días muerto en la morgue, y solamente revivió cuando comenzó su autopsia. Su muerte clínica es una de las más largas que se han reportado. Tras ser ateo, a su regreso se ordenó como sacerdote.

Los viajeros han traído de vuelta no solo vívidas y muy claras historias, sino un cambio notorio en su nivel de consciencia, en su crecimiento espiritual, en su capacidad de amar y en su deseo de disfrutar la vida.

¿Quieres leer sobre el tema? Ve por un termo con café porque vas a estar pegado a la computadora unos tres días; y eso que el tema de las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM) es solamente la primera de las piezas de este gran rompecabezas.

Algunos de los autores más relevantes que puedes investigar son:

  • Raymond Moody: Uno de los primeros en empezar a estudiar a fondo y tomar información acerca de sobrevivientes a muertes clínicas.
  • Melvin Morse: Especialista en muertes clínicas de niños.
  • Kenneth Ring: Investigador meticuloso que apoyó el trabajo del Dr. Moody. Uno de sus casos más relevantes es el de una persona, invidente de nacimiento, que veía perfectamente durante su ECM.
  • P.M.H. Atwater: Él mismo sobrevivió a tres muertes clínicas y se ha dedicado a escribir sobre el tema.
  • Anita Moorjani y Dr. Eben Alexander: Sus experiencias son muy completas y muy interesantes. Anita Moorjani estaba desahuciada y tras su EMC se curó completamente de cáncer. El Dr. Alexander, (quien, por cierto, se ha vuelto un representante de la fusión entre ciencia y espiritualidad), como neurólogo, creía saber cómo funcionaban la mente y el cerebro. Una infección cerebral lo mandó a un coma profundo, en donde penetró a dimensiones espirituales que hoy trata de conciliar con su visión científica.
  • Mellen-Thomas Benedict: Su muerte clínica es hermosa, muy larga y muy consciente, ya que él se había preparado para morir, pues tenía una enfermedad cerebral terminal. Digamos que murió “consciente”, en atención plena; tras un largo viaje hasta el origen del cosmos, y regresó creyendo que estaba reencarnando.
  • Jean-Jacques Charbonnier: Anestesiólogo que se ha dedicado a estudiar este tema.
  • Pim Van Lommel: Médico cardiólogo que ha estudiado el fenómeno en Holanda.
  • Sam Parnia: Médico que lo ha estudiado en Inglaterra.

Asimismo, comparto dos sitios de internet en los que se pueden encontrar miles de testimonios y experiencias relacionadas a la experiencia de morir y regresar a esto que llamamos “vida”.

¿Qué traen a su regreso estos viajeros? ¿Qué nos enseñan?

La mayor parte de ellos pasa el resto de sus vidas sin temor alguno hacia la muerte. Otros regresan con un gran deseo de amar y de que su vida sea de servicio. Algunos más, comienzan a reparar aquellos errores de los que no se habían dado cuenta, pero que descubrieron al revisar su vida en los minutos en los que estuvieron fuera de su cuerpo.

Para otros, el encuentro con la Luz, a quien consideran Dios o también, con los seres de Luz, les ha llevado a apreciar verdaderamente su vida y el sentido de la misma poniendo al Amor como lo único por lo que vale la pena luchar. Algunos regresan más sensibles o más perceptivos, o despiertan la capacidad de sanar a los demás. Muchos son los casos de personas que, siendo totalmente negativas y pesimistas con respecto al futuro de la humanidad, regresan con una gran confianza en el futuro, por ejemplo Mellen-Thomas Benedict.

También hay infinidad de casos de personas ateas y materialistas que, a su regreso de estar muertas, centran su vida alrededor de la búsqueda espiritual, el amor y el servicio, como Howard Storm. Y, por supuesto, hay quienes redefinen su camino espiritual, apartándose de dogmas religiosos y encontrándose con su verdadera espiritualidad.

Tomo una cita de una viajera, Sandra Rogers: “Es el AMOR, y no la RELIGIÓN, lo que crea el CRECIMIENTO ESPIRITUAL.”

Como dije, el estudio de las Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM), representa una pieza de este misterioso rompecabezas. Te mencionaré brevemente algunas de las otras, y si deseas, más adelante, escribiré acerca de cada una de ellas.

En algunos casos, conservo el nombre original en inglés, para que tu búsqueda resulte más fácil. Hay mucho material por leer en este idioma. Recuerda que países como Inglaterra han estudiado los fenómenos psíquicos, por lo menos desde el siglo XIX.

  • Death-bed visitations (Visitas en el lecho de muerte).
  • After-death communications (Comunicación después de la muerte, espontanea).
  • Induced After Death Communication (Comunicación después de la muerte inducida).
  • Mental Mediumship (Mediumnidad mental).
  • Physical Mediumship (Mediumnidad física).
  • Relatos espontáneos de reencarnación (niños, sobre todo).
  • Memorias de vidas anteriores obtenidas a través de hipnosis.
  • Memorias del espacio entre una vida y otra (Leer a Michael Newton).
  • Viajes fuera del cuerpo y Exploradores de otras dimensiones: Robert Monroe, Jurgen Ziewe, Thomas Campbell.
  • Electronic Voice Phenomena (EVP).
  • Transcomunicación Instrumental (ITC).

Acerca de Lourdes Plata

Lourdes Plata
Psic.Clínica (Univ. Anáhuac, México, D.F.) Psicoterapia individual y de parejas (Asoc. Mex. de Terapia de parejas A.C., dirigida por el Dr. Mariano Barragán, México, D.F.) Sanación espiritual (Univ. of Spiritual Healing and Sufism, dirigida por el Dr. Ibrahim Jaffe, Pope Valley, California) Guided Afterlife Connections: Formación tomada con la psicoterapeuta Rochelle Wright, Gig Harbor, Washington.