El primer paso del mal: ser insensible contigo mismo

Por Jorge Galindo

Desde la perspectiva de Core Energética, la destructividad que sufre nuestro país tiene un punto de origen: la insensibilidad. Específicamente, la insensibilidad dentro de cada uno de nosotros.

Ahí, en esta insensibilidad interna, es donde inicia lo que después llamamos “El Mal”, pues la insensibilidad contigo mismo es el terreno fértil donde después germina la insensibilidad hacia los otros y, finalmente, incluso la crueldad.

Si lo piensas, tiene sentido: si no te permites sentir lo que te lastima, lo que necesitas, lo que anhelas… ¿cómo puedes sentir empatía por las necesidades o anhelos de los demás?

Por decirlo así, la sensibilidad humana tiene un interruptor general, si apagas una parte, comienzan a apagarse las demás. De la misma manera, si intentas dejar de sentir ciertas emociones, comienzas a anestesiar toda tu capacidad sensible. Primero perderás contacto contigo mismo, con tus propias experiencias; después, esa insensibilidad terminará proyectándose hacia lo que le sucede a los otros. Es así que nace la indiferencia, tan común en estos tiempos.

Ahora bien, ¿porque nos da tanto miedo sentir? Porque nos hemos sentido heridos. Entonces, tratamos de evitar ser heridos nuevamente cubriéndonos con un escudo de cinismo, pero al final, el resultado es paradójico: intentamos protegernos de la decepción, y terminamos minando nuestra capacidad de confianza. Buscamos evitar el dolor, y acabamos dominados por el miedo. Tratamos de evitar la incertidumbre, y terminamos reprimiendo los anhelos de nuestro corazón.

Solo cuando comenzamos a hacernos consciente de estos patrones, empezamos a darnos cuenta de lo mucho que sacrificamos en nombre de esta “autodefensa”.

En Córpore te invitamos a considerar que, cuando te atreves a abrir la armadura que “te protege”, puedes descubrir experiencias que traen propósito y significado a tu vida.

Cultivar la sensibilidad de tu corazón es una práctica que puedes elegir. El primer paso para lograrlo es llevar luz a la insensibilidad en la que te atrapas; es atreverte a sentir, a confesarte a ti mismo la verdad de tus propios sentimientos, a mirarte en el espejo con valentía.

Abrir la puerta a tu sensibilidad, es comenzar a disipar la destructividad que nos rodea.

Hasta pronto.

Jorge Galido

Director de CÓRPORE

www.corporal.com.mx

 

Acerca de Jorge Galindo Molina

Avatar
Mi vocación como psicoterapeuta nace y se alimenta del compromiso que por más de 30 años he mantenido con mi desarrollo personal. Primero a través del enfoque psicocorporal, mediante el trabajo de W. Reich, la Bioenergética y la Core Energética. Paralelamente, mi compromiso con el enfoque humanista se nutrió con mi paso por el Inst. Humanista de Gestalt y la maestría en Desarrollo Humano en la U. Iberoamericana, en el último caso, también como maestro. Estos caminos se han integrado como parte natural de mi vida. Con esta visión fundé el instituto CORPORE. Soy maestro invitado en entrenamientos corporales en Nueva York, Los Ángeles, Holanda y Grecia. Soy miembro fundador de la Asociación de Desarrollo Humano de México (ADEHUM), la “United States Association for Body Psychotherapy” (USABP), y la “International Association of European Psychotherapy”. Mi camino como facilitador individual y de grupo inició desde 1986.